Temprana alerta para Los Alazanes

La estrepitosa barrida que sufrió Granma ante Matanzas, en el inicio de la segunda fase de la temporada beisbolera cubana 2014-2015, la podemos considerar como una temprana alerta. Si en la clasificatoria Los Alazanes lucieron como una selección con argumentos apreciables para incluirse entre los cuatro primeros, ahora dejaron una imagen nada convincente y preocupante.

En el papel tres derrotas –dos de estas al campo en el noveno episodio- hicieron parecer que Matanzas avasalló a Los Alazanes, pero ¿fue realmente así? No. ¿Qué hicieron los Cocodrilos entonces para conseguir la barrida?, pues lo elemental de una selección que apuesta entre sus principales estrategias a cobrar bien caro el desliz del contrario. Jugó con las carencias del rival y metió presión sin una ofensiva abrumadora.

Los granmenses estuvieron desacertados en todos los sectores de juego. Lucieron como un equipo de barrio incapaz de cumplir con los más elementales principios del juego de pelota, tanto que dos de sus derrotas dependieron más de sus acciones negativas que de la superioridad del rival. Las imprecisiones en los momentos claves develaron una vez más que el team de casa pasa mucho trabajo para enfrentar rivales de calidad y sacar victorias de juegos apretados.

De esa manera se agazapó a la espera de poder dar el golpe preciso y dejó al campo a los granmenses en dos oportunidades sin muchos sacrificios, en el primer duelo gracias a una base por bolas con la casa repleta y en el tercer choque por un error y sin conectar de hits, también con el rancho ardiendo.

A sus lanzadores no le batearon de manera abrumadora (276 AVE), pero regalaron 23 boletos que propiciaron un por ciento de embasado de 2,0 (WHIP). Si a esto les sumamos los embasados por errores y pelotazos la cifra de hombres que alcanzó la inicial fue de 2,48, es decir que en las 25 entradas jugadas Matanzas tuvo a casi siempre las almohadillas congestionadas.

A la ofensiva fueron reducidos a 210 de promedio y recibieron 22 ponches, virtud de los lanzadores yumurinos que supieron dominar una artillería que pone a cantar la bola cuando anda ajustada. Figuras como Yordanis Samón Matamoros (091), el líder en cuadrangulares Lázaro Cedeño González (167), Urmani El Yogui Guerra (200), el primer bate Roel Santos Martínez (200) y el segundo Adrián Moreno Rondón (091) apenas produjeron. Para ser justos solo tuvieron desempeños apreciables Guillermo Avilés Difurnó (400), Alfredo Despaigne Rodríguez (333) y Carlos Benítez Pérez (300).

De los refuerzos elegidos por Carlos Martí Santos solo el relevista Yankiel Mauri Gutiérrez (3,0 INN, 0,00 ERA, 125 AVE) dejó una grata impresión. También estuvo aceptable el camagüeyano Dariel Góngora de La Torre con una apertura malograda por la defensa. El resto aportó muy poco o nada, sobre todo el cerrador tunero Carlos Juan Viera quien perdió en dos ocasiones por imprecisiones propias (boleto con bases llenas en el primer partido y error en las mismas circunstancias durante el duelo del cierre).

Para los de Martí Santos fue muy lamentable la usencia, por cuestiones de salud, del receptor Yolexis La Rosa Águila –primer refuerzo de Granma- y la lesión del novato Alexánder Guerra Muñoz, este último en el primer partido. Esta situación obligó a que Urmani Guerra Vargas volviera a calzar los arreos luego de cuatro temporadas sin asumir esa responsabilidad.

El Yogui Guerra –que nunca fue el máscara titular de Los Alazanes- trabajó de manera eficiente detrás del plato, pero dejó a los orientales sin otra opción pues Luis Ferrales Jiménez anda con el equipo con la única tarea de emergente y Liuber Reyes Chávez estuvo desastroso en la breve oportunidad que le dio Martí.

La temprana alerta de esta barrida advierte que Granma debe prestar tanta o más atención en fortalecer sus debilidades que en el adversario mismo. No importa a quien enfrente, si está preparado en lo psicológico (dirección incluida) para asumir el reto el camino al éxito es más claro y si por el contrario no se encuentra al menos la imagen no es tan deprimente.

Análisis del la subserie Granma-Matanzas 

Síganos en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email