La edad Mass Media

Por: Televisión Granmense

Cuando hablamos de comunicación en el siglo XXI hay que hablar de las Tecnologías de la información y las Comunicaciones (TIC´s). Porque en una sociedad tan mediatizada como la nuestra, su irrupción ha marcado el inicio, crisis y fin de muchos procesos estructurales, organizacionales y comunicativos.

Los medios de comunicación y las prácticas periodísticas, institucionales o no, son ejemplo de este fenómeno que surgió y se desarrolla como proceso objetivo. Su despliegue arrastra y reconfigura todo cuanto encuentra a su paso en materia informativa.

Las TIC´s son el conjunto de sistemas y procesos, derivados de las nuevas herramientas (hardware y software), soportes de información y canales de comunicación que permiten administrar y acceder de forma rápida a disímiles fuentes de información.

Además, proporcionan un procesamiento rápido y no siempre fiable de todo tipo de datos. Estos sistemas ubicuos presuponen un elevado nivel de desarrollo y no son asequibles a todas las personas.

Para los sistemas comunicativos las TIC´s significan caos y ventura. Caos porque llegan a romper con formas de hacer, modelos comunicativos, ideologías y políticas informativas. Ventura porque han creado un nuevo ámbito de emisión recepción de mensajes de probada eficacia.

El Periodismo Hipermedia por ejemplo, surgió y se beneficia de lo más revolucionario de estas tecnologías. Ahora es posible informarse e interactuar solo con un clic; y hacerlo con un producto fresco y novedoso. No obstante todavía los géneros hipermedia deben explotar las ventajas que ofrecen las herramientas tecnológicas.

Excepto portales muy renombrados y de excelente factura, el resto de sitios web de Cuba tiene la tarea de conquistar la world wide web para mostrar a sus lectores su perspectiva de la realidad social en la Isla.

La comunicación a nivel mundial es un negocio, por eso su expansión va ligada a la inversión y obtención de capitales. Este proceso le otorga a la información que circula en Internet un valor agregado: el mercantil. A veces, semejante fenómeno contribuye a la estratificación y elitismo que regulan el flujo informativo del orbe.

Toda esta revolución en materia informativa deja clara una cuestión. El nuevo mundo se configura alrededor de las TIC´s. Quienes no estén en consonancia con el proceso quedarán a la zaga, limitados a la dependencia de los que se adelantan.

La web 2.0 regula y organiza lo que expertos han denominado sociedad de la información. Otros más ambiciosos hablan ya de una sociedad del conocimiento. Lo cierto es que la ubicuidad de las TIC´s demanda también mayor verificación de los datos que consultamos a diario.

El libre flujo de información que es una de las principales promesas de beneficio de esta edad Media, va muy ligada a la responsabilidad social que implica generarla. Eso evita que nuestro entorno se contamine con información inservible que inunda la red de redes.

La comunicación es un proceso necesario y muy dinámico. Debe hacerse con todos los recursos y desde todos los ámbitos. Razón suficiente para que nuestros medios se atemperen al empleo de las nuevas tecnologías. Esto garantizará su supervivencia en un eterno mediático cada vez más hostil.

Articuladas con la producción y procesamiento de información, las nuevas tecnologías han creado un lenguaje propio, formas de hacer y ya proponen la posibilidad de una convergencia entre las agendas pública y mediática. Los medios digitales juegan un papel decisivo en este sentido por la riqueza de los recursos interactivos e hipertextuales.

A este fenómeno de la hipertextualidad, se añade la existencia de un público conocedor de las herramientas que ofrece la web, y que no se conforma con recibir la información sino que se siente y está en la capacidad de producirla y transformarla; a este público Ignacio Ramonet lo define como prosumidor.

Tenemos los medios para construir una nueva sociedad, más desarrollada e informada. Pero es necesario organizarlos, conocerlos a fondo e insertarlos para logar nuestros fines. Mucho tiene que hacer el periodismo en este sentido.

No es un proceso sencillo. Hablamos del cambio de mentalidades, de ideologías profesionales. También del desarrollo y aplicación de habilidades; de la incorporación de nuevas formas de hacer a las rutinas productivas.

Usar la tecnología no es solo sentarse frente al monitor y contactar con un amigo distante. O disfrutar de la versión más actualizadas de Tablets y Smartphones; es además, insertarlas al quehacer cotidiano en funciones que no sean meramente placenteras. Para desarrollar los procesos comunicativos.

Más allá de lo que presupongan las TIC`s para la comunicación masiva, para los medios e instituciones políticas; constituyen un reto para el hombre, como ente social, que se sirve y necesita de ellas.

Al igual que comunicar, su empleo necesita especialización y competencias. Más aún si se integran al entramado de la comunicación masiva. Orientemos entonces nuestra acción a convertir esta edad Mass Media en un ámbito de entendimiento y desarrollo social.

Acerca del Autor

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *