Un mal “Tiro al Blanco”

Por: Televisión Granmense

 Me sumo al numeroso grupo que a lo largo y ancho de Cuba considera que son muchos, demasiados podríamos decir, los refuerzos que llevará Pinar del Río a la súper mencionada Serie del Caribe, evento que tendrá lugar en San Juan (Puerto Rico), del 2 al 8 de febrero.

 Pero el punto que pretendo abordar en esta página digital está vinculado con un atleta de Granma, Lázaro Blanco Matos, quien debía de estar en esa nómina de refuerzos. (Otros mencionarán al matancero Santoya, al avileño José Adolis García, al santiaguero Bicet…)

 Si de todas formas, se iba a tomar la decisión de blindar al nombre de Pinar del Río con más de 15 peloteros de otras provincias no podía faltar en la lista este lanzador oriundo de Yara.

 No lo afirmo por pasión o ciego regionalismo, sino por una cuestión de justicia. Blanco, después de haber mostrado un crecimiento notable en su efectividad como lanzador en anteriores campañas, ha sido uno de los monticulistas más dominantes durante toda esta serie.

 Es hasta el momento el líder en victorias del campeonato, con diez. En 102 entradas de actuación le han conectado 88 hits, de estos solo 11 extrabases. Los rivales le batean para un pobre 233 y su promedio de carreras limpias es de 2, 82.

 Otras estadísticas que prueban la eficiencia de este derecho: en la segunda fase, en la que están los ocho equipos más fuertes y por tanto debe ser más difícil dominar a los bateadores, Blanco ha ganado tres juegos, no ha perdido, y le han pegado en cuatro presentaciones un solo extrabase. (Por cierto, el partido que no ganó fue el primero contra Matanzas en el que los relevos de Granma fueron ineficaces).

 Estos números son incomparables con los de otros que fueron insertados en el equipo que estará en la Serie del Caribe defendiendo los colores de Pinar-Cuba. Héctor Mendoza, por ejemplo, a quien no discuto sus condiciones, apenas lanzó cuatro entradas.

 Y otro detalle: Lázaro Blanco tiene las cualidades para ser lo mismo abridor que relevista intermedio, como ya demostró cuando jugó en la nómina de Matanzas.

 Claro, lo más importante es que él interiorice que vendrán otras oportunidades y que si mantiene los entrenamientos y su trabajo efectivo en el box, llegará sin dudas a vestir el traje del equipo nacional. Desanimarlo sería el peor camino. Y con 28 años se puede aspirar aún a conquistar el mundo.

Etiquetado con:

Acerca del Autor

Artículos Relacionados

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *