Más del accidente de tránsito en la carretera Las Tunas-Bayamo

“El humo era tanto que el interior del carro se tornó amarillo y era casi imposible mantener los ojos abiertos. Íbamos a muy poca velocidad. Me tapé la nariz y esperaba que todo pasara cuando se produjo un impacto fuerte y me fui hacia delante, algo me cayó encima.

“Sentía como me corría la sangre y gritaba hasta que dos hombres me sacaron por la parte de atrás. Me montaron en un transporte que iba en sentido contrario y, luego, pararon otro hacia Bayamo. Aquí, en el hospital, la atención ha sido muy buena, dice Liuba Fajardo Cedeño, de 25 años de edad, quien sufrió una lesión epicranial en el accidente de tránsito ocurrido este 4 de febrero en un punto de la carretera Las Tunas-Bayamo, cerca del lugar conocido por La Gabina, a unos 22 kilómetros de la capital provincial de Granma, donde también recibieron lesiones los ciudadanos David Osorio Segura y César Zamora Romero.

David, de 33 años, expresa que él se cubrió la nariz con la parte superior de la camisa, y cerró los ojos. Después, percibió dos o tres timonazos y el impacto cuando el camión se volcó.

“Salí mareado y con dolor en el cuello por un golpe. El humo estaba en todas partes y no se veía casi nada. Otro hombre me dijo ‘por aquí, vamos por aquí’ y salimos. En un yipy, me llevaron al policlínico de Río Cauto y, luego, a este hospital, el Carlos Manuel de Céspedes.

Amauris Tabárez Tamayo chofer del vehículo, marca Ford del año 1952 y propiedad de Reduán Francisco Garcés, refiere que cuando entró a la parte del humo era muy difícil respirar. “Yo sentía que me ahogaba. La visibilidad era casi nula y, aunque iba a muy poca velocidad, perdí el control y nos viramos.

El camión circulaba con solo seis pasajeros, su dueño, el conductor y un ayudante encargado de cobrar el pasaje, según informaron agentes del orden público motorizado.

Liuba Fajardo, quien sufrió las mayores lesiones, permanece en el centro hospitalario bayamés. El cirujano Carlos Fernández Rodríguez dice que ella llegó sin sangramiento activo y su caso se valoró con el servicio de Neurocirugía. Se realizó la hemostasia de la herida mediante la sutura.

Osmán Ramírez, neurocirujano, asegura que clínicamente está estable y no hay signos de alarma neurológica. “Los exámenes realizados, incluidos radiografía y tomografía de cráneo, dieron negativos. De cualquier forma, permanecerá ingresada varios días, porque la herida es bastante extensa y nunca se descarta el riesgo de una infección.

Cada accidente de tránsito suele provocar un manojo de nervios y tristezas propias y para varias familias. Evitarlos es tarea de todos.

 (Por Orlando Fombellida Claro y Yasel Toledo Garnache)

Síganos en las redes sociales:

Deja un comentario

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email