Canción bajo la lluvia

 Hay tardes sin sol que no siempre son grises, como hay ancianas con sonrisas hermosas, o basureros con flores por doquier. Las tardes se hicieron para meditar y estudiar el día que culminará, para regalarnos ser cursis, locos y regresar a casa con el morral abarrotado de mariposas.

 Una de estas tardes quise probar la cámara nueva que me regalaron y, así como un regalo del cielo, comenzó a llover en la Universidad de Holguín. Ahí estaba yo para capturar en pocas instantáneas la sinfonía que gota a gota se desprendió en la ciudad cubana de los parques.

 
 
 Fotos: Hernesto Herrera, estudiante de periodismo
Síganos en las redes sociales:

Deja un comentario

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email