Central azucarero paralizado por incendio se reincorpora a la molienda

Por: Televisión Granmense

NIQUERO, Granma.— Paralizado desde el pasado 13 de enero por un incendio de grandes proporciones que inutilizó la planta eléctrica, el central Roberto Ramírez, de este poblado oriental, reinició la fabricación de azúcar tras la rehabilitación intensiva del edificio dañado, ejecutada por sus propios obreros y directivos.

Luego de 12 días de escombreo y demolición de la infraestructura destruida, fueron necesarias otras 14 jornadas para completar el montaje de los nuevos paneles de control y fuerza, el emplazamiento de modernas protecciones al sistema eléctrico, así como la sustitución de toda la cablería calcinada por las llamas, informó el ingeniero Rafael Almaguer, jefe de producción de la industria niquereña.

La rehabilitación tecnológica, dijo, incluyó la revisión, mantenimiento y puesta en marcha del turbogenerador que resistió el calor del incendio—el otro quedó inservible—, y con él se garantiza la mayor parte de la electricidad necesaria para el funcionamiento del ingenio; aunque este no logre autoabastecerse y precise consumir diariamente cerca de un megawatt hora del Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Para atenuar este consumo, Almaguer afirmó que aún cuando el central se detenga por falta temporal de caña, el turbo seguirá encendido a fin de aportar corriente al SEN, y explicó la estrategia acordada de conservar todo el bagazo sobrante para generar electricidad una vez concluida la zafra actual.

En el orden civil, señaló que reconstruyeron el piso de operaciones de la planta —ahora completamente de metal—, sustituyeron todo el techo, instalaron una nueva grúa viajera en el interior de la nave, y pintaron paredes, ventanales y equipamiento.

De un plan de fabricación de azúcar superior a las 30 000 toneladas métricas, el Roberto Ramírez había entregado casi 8 000 y marchaba con buena eficiencia industrial al momento del siniestro que lo dejó inactivo por 26 días.

Sin embargo, al decir del jefe de producción, la parada prolongada no anula aun la posibilidad del cumplimiento, pues la existencia de caña suficiente en campo y la aspiración de moler sobre el 80 % de la norma potencial, les permitirían recuperar un día perdido por cada cinco de molida estable, a fin de alcanzar en poco más de dos meses —si la lluvia demora— el volumen total del crudo comprometido.

Alexis Rosales, director de Operaciones de Zafra en la Empresa Azucarera Granma, subrayó que el reinicio de las labores fabriles en el central de Niquero podría ayudar de manera decisiva a reducir las más de 6 000 toneladas de azúcar de diferencia negativa que la provincia tiene respecto al plan hasta la fecha; causada, además del incendio, por el atraso en la arrancada del coloso Grito de Yara y otras incidencias tanto en el frente industrial (24 % del tiempo perdido) como en el agrícola (8 %).

Etiquetado con:

Acerca del Autor

Artículos Relacionados

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *