¿Qué hicieron los granmenses en la Serie del Caribe?

Comparte

 Todavía hoy, tres días después del triunfo de Cuba en la Serie del Caribe, varios órganos de prensa comentan sobre el inesperado resultado de ese evento. Muchos siguen con la opinión de que la fórmula competitiva fue injusta, algo de lo que no se hablaba mucho antes del triunfo pinareño.

 Sin embargo, estas líneas no pretenden profundizar en esos temas, sino realizar un breve análisis de la actuación de los dos granmenses que participaron en este certamen: los jardineros Alfredo Despaigne y Roel Santos.
Ambos participaron en los seis juegos del equipo Cuba, aunque Roel fue regular en cuatro y Despaigne en todos los partidos.

 No se desempeñaron como los aficionados y especialistas esperaban, pero aportaron su modesta cuota al título de Cuba. Santos, quien terminó con una lesión en una de sus manos, tuvo 18 veces al bate y conectó tres hits (167 de average), dos de esos dentro del cuadro. No anotó carreras ni recibió boletos y se ponchó en tres oportunidades, aspectos que llaman la atención.

 Impulsó una carrera, pero no se puede pasar por alto que, a la postre, esa fue la que le dio a nuestro país su única victoria en la clasificatoria y, por ende, su pase a la muerte súbita.

 En futuros torneos debe seguir buscando la mayor concentración posible en el juego y no olvidar que su éxito como bateador depende de su velocidad y habilidades para embasarse, sin buscar grandes batazos.

 En cuanto a Despaigne, uno de los cinco peloteros que repitió la experiencia de la Serie del Caribe de 2014, promedió 333 al bate, producto de ocho hits en 24 veces al bate. Lo más llamativo es que no conectó extrabases ni impulsó carreras. Y escribo que esto sorprende porque si bien no se puede negar que el pitcheo rival mostró calidad, no debemos obviar que Despaigne tiene la mejor frecuencia de jonrones de los actuales integrantes del equipo cuba: uno cada 13,31 veces al bate y también la mejor frecuencia de empujadas: una cada 4,1 turnos al bate. En Isla Margarita, en 2014, promedió 200 y conectó un solitario jonrón, de modo que todavía en series del Caribe este formidable atleta no ha mostrado todas sus potencialidades.

 De cualquier modo, sabemos que para ambos fue muy válida esta experiencia. Ahora esperemos que tanto Santos como Despaigne se incorporen con nuevos bríos a la serie nacional y sigan aportando a Granma para que su equipo llegue a los ansiados play off de la pelota cubana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *