Mujeres, luces de la vida

Ustedes nos roban besos, pedazos de alma, travesuras y locos detalles. Llenan nuestros corazones de recuerdos imborrables. Las miramos en calles y avenidas, pasillos y aulas, centros laborales, peñas literarias…

A veces, sus encantos nos paralizan, y el conductor del carro nos dice “vamos, vamos, caminen hacia atrás”, y nosotros no podemos, porque estamos embelesados, embobecidos, atrapados por tu hermosura.

Son altas o bajitas, negras o blancas, maestras o ingenieras…, todas con ese raro encanto de hacernos temblar con una sonrisa, un guiño de ojo, un ademán. Por eso las buscamos en el chat, les enviamos mensajes electrónicos, las llamamos por teléfono, les damos el asiento en la guagua…

En ocasiones, creemos que el amor no existe y la novia ideal es sueño, espejismo, invento de escritores. Justo en ese momento, aparece alguien que sin cuerpo despampanante, pero con sonrisa sincera, gestos encantadores, alegría que contagia y ese extra inexplicable, nos hipnotiza y la nueva sensación o sentimiento – quizá mezcla de los dos- siembra deseos de eternidad, de abrazos, caricias y besos.

¿Quién no ha estado a punto de chocar con postes o árboles, porque una fémina, con jean o falda, short o pantalón…, atrae toda su atención? ¿Quién no improvisa piropos o versos, cual poeta “nerudiano”?

No olvido a las suegras, que no son tan malas. Algunas nos quieren como hijos, alojan en sus casas, confían y sonríen. Las abuelas, llenas de amor, complementan el cariño maternal. ¿Qué tal las amigas? Nos acercamos a muchas con intereses de conquistas, y se convierten en consejeras, guardianas de secretos. Dicen que la amistad entre hombres y mujeres es imposible. ¡Tremenda equivocación!

Este 8 de marzo recuerdo a las féminas importantes de mi vida, y a otras que apenas conozco. Admiro más sus encantos, gentileza, sensibilidad. Me siento afortunado de vivir en suelo de mujeres tan especiales, emprendedoras.

A ustedes, todo el bienestar del mundo. A ti, que te levantas en la madrugada para preparar el desayuno o prefieres dormir un rato más, que sales temprano para el trabajo o te quedas en casa, que caminas por las aceras de este país, con tu sonrisa inconfundible, con tu gracia y belleza, muchas felicidades.

Síganos en las redes sociales:

Deja un comentario

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email