El compromiso de Henry vs ébola en Sierra Leona

Por: Televisión Granmense

El medialunero Henry Luis Saborit Corría es uno de los 28 profesionales de la Salud de Granma integrante la brigada internacionalista que enfrenta el ébola en Sierra Leona. Desde hace algún tiempo, conversamos con frecuencia mediante la red social Facebook.

“Casi todos los días me conecto, si me ves en el chat, tira para acá, me encanta saber de la tierra, de nuestra Media Luna, de Granma, y de toda Cuba”, escribió en nuestro primer diálogo.

“Extraño mucho a la gente, en especial a la familia, a los hijos, a la esposa y a mis padres, los amigos, la casa y a las costumbres, que son diferentes aquí. Por suerte, el clima resulta similar. Tratamos de que la comida sea lo más criolla posible. Imagínate, debemos alimentarnos bien. A veces, escuchamos música cubana.

“Recuerdo cada pedacito del municipio y del barrio. Yo vivo en el consejo popular 21 de Mayo, pero soy de El Bongo, ahí jugué desde niño y lo visito con el pensamiento a cada rato”.

Henry, de baja estatura y siempre dispuesto, se graduó de Licenciatura en Enfermería en el año 1999. Luego, trabajó en consultorios de zonas rurales, como Vicana Arriba, La Platica, Jobo Ladeado y Chucho Reyes, en Media Luna.

Además, en el Centro Politécnico José Luis Tasende y en el hospital municipal, como jefe de enfermeros y asistencia médica; luego, en la Dirección de Salud. Después, manifestó su disposición de ir a Sierra Leona para combatir el ébola, epidemia que ha matado a más de ocho mil personas.

“Desde el principio, tuve mucho apoyo de mis padres y de mi esposa. Ellos saben que la tarea es complicada, por eso repiten tanto que me cuide. Los llamo con frecuencia.

“Aquí, nos protegemos entre todos y nos tomamos la Doxiciclina diariamente, para prevenir las formas graves de la malaria. La temperatura es muy alta dentro del traje, por eso solo lo usamos de 1:30 a 1:40 horas seguidas, cuando estamos en las zonas de atención. Los pacientes se dividen en el área verde o de sospechosos, y en la roja o de confirmados.

“Siempre tenemos agua fría para hidratarnos. En las tardes, resulta más difícil porque el calor aumenta, pero soportamos. Esto es mucho de voluntad y, poco a poco, uno se acostumbra. Nos bañamos al llegar al albergue, todo está bien diseñado”, dice quien durante sus tiempos libres, en Media Luna, prefería trabajar en la finca de su casa, salir con la esposa y amistades por las noches e ir a la playa.

“La situación está más calmada. Los casos y los índices de mortalidad han disminuido. Yo radico en el distrito de Port Loko, donde están otros 41 colaboradores. En el Centro de tratamiento hay 100 camas, y en mi equipo de trabajo somos dos médicos y cuatro enfermeros, uno de Pinar del Río, y los otros tres, de Granma: Carlos Reyes (Media Luna), Pedro Sánchez (Manzanillo) y yo. Los doctores son de La Habana y de Santiago de Cuba. Nos llevamos como una familia y el trabajo fluye bien”.

Él agrega que lo más impactante de Sierra Leona es su pobreza, además de los daños ocasionados por el ébola, y que las clases sobre el idioma Kreol, recibidas durante los primeros días, favorecieron su adaptación.

Henry radica cerca de Félix Báez, el médico cubano contagiado en noviembre de 2014 y quien regresó a la nación africana después de restablecerse.

“Imagínate, cuando recibimos la noticia de que estaba enfermo, nos sentimos mal. Él está de vuelta y nos contó que la experiencia fue difícil, pero vino a terminar lo que comenzó. Nosotros sentimos ese mismo compromiso”. Agrega que siempre tienen tanto cuidado como el primer día, porque “no podemos confiarnos”.

Casi al final, me escribe: “Por favor, no olvides decir a mis familiares que los quiero mucho, voy a volver con la tarea cumplida y bien de salud. Nos esmeramos para salvar vidas y poner en alto los nombres de Cuba, Fidel, Raúl, de Granma y de nuestra querida Media Luna, donde ocurrió el reencuentro glorioso aquel 18 de diciembre.

“Trato de ser consecuente con lo que me enseñaron mis padres y la Revolución”.

Luego, el compromiso de continuar el diálogo en otro momento y reencontrarnos, pasados unos días, en la tierra de Celia Sánchez Manduley.

Etiquetado con:

Acerca del Autor

Artículos Relacionados

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *