Fernando González, Huésped ilustre de Granma

Comparte

El Héroe de la República de Cuba Fernando González Llort recibió en Bayamo el título de Huésped Ilustre de Granma, otorgado por la Asamblea Provincial del Poder Popular en este territorio.

En la XIII sesión del actual período de mandatos de ese órgano Sonia Virgen Pérez y Manuel Santiago Sobrino, máximos representantes del Partido y del Gobierno en Granma, respectivamente, entregaron el alto reconocimiento al antiterrorista, célebre en todo el mundo por formar parte de los Cinco.

Los delegados e invitados a la Asamblea aplaudieron largamente a Fernando, de quien se subrayó “la relevancia de su actuar diario”, en la resolución que justificó este estímulo.

“Lo que se hace de forma individual no tiene significado si no se mira al colectivo. Recibo esto como los Cinco, no de manera personal”, dijo el héroe.

Agregó que “nos honra profundamente” la distinción, sobre todo por haber sido conferida en “un territorio como este, cargado de historia y de cultura”.

También agradeció todo lo que hicieron los cubanos por la liberación de los Cinco, “en circunstancias muy complejas”, que demostraron la estirpe del pueblo.

Previamente Fernando visitó lugares históricos o de interés social de Granma, intercambió con estudiantes y con representantes de organizaciones políticas y de masas. ( Osviel Castro Medel)

El honor de conocer a un héroe

El calendario marcaba la jornada de 21 de marzo de 2015. Para los estudiantes y profesores de la Universidad de Ciencias Médicas de Manzanillo, en la provincia de Granma, no era una mañana cualquiera la de ese día.

Al filo de las 11.00 a.m, llegó al centro una visita anunciada. Se trataba de Fernando González LLort, Héroe de la República de Cuba quien, por 16 años, había sufrido encarcelamiento en Estados Unidos junto a otros cuatro hermanos por defender a Cuba del terrorismo.

El teatro de la sede se hizo chico para el auditorio. Hablamos de un centro con más de 8000 estudiantes y alrededor de 3000 educadores. Todos querían conocer al héroe.

Entre la comunidad universitaria esta reportera encontró a dos jóvenes apasionados con la historia de los cinco. Una era la jamaicana Sasha Gay Miller, presidenta del Consejo de Naciones en la casa de altos estudios, integrado por 32 países. El otro era Jardson Batista de Oliveira, quien llegó a Cuba tratando de materializar el sueño de ser médico, algo que quizás no hubiera alcanzado en su natal ACRE en Brasil.

Los dos cursan el quinto año de la carrera de medicina y desde su llegada a nuestro país en 2009 han sido miembros activos de la brigada de solidaridad con Cuba, que cada mes levantó su voz en reclamo por el regreso de los cinco.

Ante el micrófono de nuestra cámara Sasha comentó: “Cuando llegué a este país me identifiqué inmediatamente con la causa de ellos, porque no se trataba de cinco cubanos, sino de cinco hombres universales. Me conmovió el hecho de que estuvieran luchando contra el terrorismo norteamericano del cual Cuba no es la única víctima. Por eso en cuanto pude coloqué una foto de todos en mi cuarto y la mantendré hasta el último de mis días en Cuba. Además pienso llevarla conmigo a mi país y hablar de esta historia inimaginable.”

Por su parte Jardson indicó: “Estoy orgulloso de estudiar en Cuba, no solo por conocer a este país increíble, su sistema de salud y su gente, sino por haber conocido la historia de estos cinco cubanos. Cuando llegue a mi comunidad, en el estado de Acre, diré que conocí a Fernando González, un hombre que sufrió la injusticia de Estados Unidos al ser encarcelado y que impidió que el terrorismo siguiera avanzando. Quizás muchos no me lo crean, pero será esta una de las mejores experiencias que he tenido en Cuba.”

Al escuchar esta frase de su compañero, Sacha Gay Miller no pudo menos que irrumpir nuevamente en el micrófono, entonces aseguró que cuando culmine sus estudios en la mayor de las Antillas y parta a Jaimaca en 2016, dirá a sus amigos, familiares y conocidos que fue para ella un verdadero privilegio estrechar la mano de González LLort. “Él y sus hermanos de lucha representan el honor de un pueblo, la dignidad, la fuerza, la voluntad política que es referente en el mundo.”

Ninguno de los dos quería que el otro dijera la última palabra, por eso volvió a hablar Jardson: “ No voy a olvidar jamás que estudié en el país de los cinco, un país que admiro porque respeta el derecho a la salud del pueblo, un país que respeta al médico y que también respeta a su héroes.”

Tal vez Sacha hubiera dicho algo más, pero fue esta reportera la quiso poner el final. Entonces con los ojos húmedos por la emoción les dije a los dos “Gracias”.

Al cierre de esta conversación Fernando recibía el sello 25 Años de la Universidad y el reconocimiento de las autoridades de Manzanillo por su impronta en la historia del pueblo cubano de estos tiempos. ( Katiuska León)
 

Visitó Héroe de la República de Cuba, Fernando González LLort, importantes sitios históricos de Granma

Emoción inmensa la de Fernando González LLort al pisar, en Dos Ríos, la porción de tierra cubana que sintió el último suspiro del apóstol. Al encuentro con la historia del Héroe Nacional de Cuba llegó el héroe de estos tiempos, uno de los cinco cubanos que estuvo prisionero en cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo.

En voz del historiador Antonio Espinosa Martínez conoció paso a paso lo sucedido el 19 de mayo de 1895, cuando José Martí ofrendó su vida por un país irredento. Allí supo de la pasión de los lugareños por el más universal de los cubanos y agradeció las cartas que le escribieron habitantes de este lugar, quienes permitieron que la imagen del apóstol permaneciera viva entre los antiterroristas cubanos durante los 16 años que sufrieron injusta condena.

En la base del monumento que se erige al maestro, Fernando colocó una ofrenda floral no solo a título personal, sino también en nombre de Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, René González y Ramón Labañino, sus compañeros de lucha.

Al dejar el obelisco, sitiado en el actual municipio de Jiguaní, visitó también la galería Benito Granda Parada, y apreció las obras finalistas del concurso de plástica infantil que cada año promueve en el país el Programa Mundial de Alimentos. En esa propia institución recibió el cariño de cientos de jiguaniceros que en apretada multitud coreaban: Vivan los cinco, viva Cuba.

Pero este no fue el único encuentro con la historia. El también vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos visitó el otrora ingenio La Demajagua, donde Carlos Manuel de Céspedes inició el proceso independentista cubano, el 10 de octubre de 1868.

César Martín García, director del parque museo, lo guió hasta la campana que hace 147 años convocó a la guerra desde su repicar.

El historiador, aun siendo ciego, le mostró cada uno de los sitios y elementos que formaron parte del alzamiento de aquel octubre lejano. Los cañaverales por donde atravesaron los patriotas, el ingenio que no dejó de moler, las barracas de donde salieron los hermanos africanos que su unieron a la lucha y la legendaria rueda dentada que no sucumbió con el tiempo.

“Usted no lo escuchó pero yo sí. Dice la rueda dentada que si usted quiere seguir siendo como ha sido hasta ahora, la toque con la mano derecha” Fue esta la invitación del apasionado historiador a Fernando González, a quien llamó amigo.

Y el Héroe, pidiendo permiso a la historia, tocó aquella rueda que fue testigo de uno de los momentos trascendentales de la nación cubana, el alzamiento en La Demajagua. Luego escribió en el libro del museo “Gloria eterna al Padre de la Patria”.

A esta emoción que vivió en tierra manzanillera se unió la experiencia de visitar también el complejo monumental que se erige a la heroína de la sierra y el llano Celia Sánchez Manduley en la calle Caridad y el museo de las luchas obreras, donde se atesora una de las más ricas historias del proletariado del siglo XX.

Allí el emotivo encuentro además con el pueblo de Manzanillo que reclamó su regreso. Lágrimas en los ojos de quienes pudieron abrazarle y expresar su admiración por los cinco héroes antiterroristas cubanos. Un mensaje entonces se llevó Fernando, un pueblo unido es un pueblo victorioso. ( Katiuska León)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *