El Martí que le guía

Abel es de esas personas que uno recibe con simpatía, su nobleza y sencillez se perciben de golpe, y al escucharlo hablar asoma al profundo martiano, que no solo predica con la pluma, sino con el ejemplo cotidiano.

Él es un eterno enamorado de la poesía -esa que cultiva también en sus composiciones musicales-, de la literatura infantil y de la belleza femenina, pero además es un entrañable amigo y hombre de radio que
ayuda desinteresadamente a cuantos se le acercan, porque su compromiso está con el ser humano, con el infinito placer de sentirse útil, alejado de la hipocresía y la falsa modestia.

Hace pocos días, la Sociedad Cultural José Martí le entregó el Premio Periódico Patria, cuyo fin es reconocer el trabajo de los comunicadores apegados a la obra del Apóstol de la independencia cubana.

“El premio me sorprendió, no lo esperaba, cualquier cubano que lo reciba, se siente elevado a una categoría importante, no porque crea serlo, sino, porque Martí es inmenso. Este es el lauro más importante de mi vida”, subraya.

Martí llegó a su vida desde la infancia. Aún recuerda aquellos tiempos en que veía en casa un cartel a propósito de su centenario y le preguntaba a su tío quién era aquel hombre; con el tiempo se convirtió en ferviente amante de las ideas de ese pensador genial que aún nos irradia con su legado.

“Supe de su obra, me di cuenta de su inmensidad, de su batallar, su peregrinar por el mundo, y su lucha por unir voluntades para la independencia de Cuba. Logré confirmar la grandeza de este hombre, paradigma para cualquier persona de buena voluntad.

“Uno todos los días aprende del Maestro, lo que escribió parece hecho hace poco, tienen una vigencia tremenda. Supo comportarse a la altura de las circunstancias y hacerlo con mucha dignidad y decoro”, explica.

Este escritor, poeta, compositor, director de programas y asesor  radial, asegura que inevitablemente su obra lleva la huella del más universal de los cubanos.

“Yo trato de escribir, de hacer poesía para niños y niñas, y siempre mi guía ha sido José Martí. Creo que en él uno puede encontrar respuestas a todas y cada una de las situaciones que se presentan en la vida.

Ahí está la alegría sin ínfulas, sin creerse que uno es lo más importante, esa alegría sana está en Martí, y cuando hay un momento difícil tendríamos que pensar cómo lo hubiera hecho Martí. Si alguien tuvo momentos embarazosos, ese fue Martí y de cada uno fue saliendo de manera virtuosa y digna.”

Síganos en las redes sociales:

Deja un comentario

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email