Centros de gestión para la reducción del riesgo incrementan los estudios de peligro y vulnerabilidad en la provincia Granma

 En 2005 el devastador huracán Dennis impactó la costa sur de Granma. Muchas poblaciones sufrieron inundaciones y penetraciones del mar. Los vientos dejaron árboles derribados y viviendas destechadas.

 Incidentes similares ocurridos en Cuba, motivaron la creación ese año de los centros de gestión para la reducción del riesgo, los cuales este 2015 arriban a una década de creados.

 Estas instituciones, de conjunto con el Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (Citma) y el potencial científico del país, efectuaron estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo (PVR) sobre fenómenos naturales, tecnológicos y sanitarios para favorecer la toma de decisiones del consejo de defensa nacional, provincial y municipal ante cualquier eventualidad.

 Granma ya concluyó los estudios de PVR sobre sismo, sequía, deslizamiento, cambio climatológico, intensas lluvias, fuertes vientos y penetración del mar.

 Próximamente finalizarán los de riesgo tecnológicos e incendios; actualizarán aquellos con más de cinco años de creados e iniciarán el de las epizootias (enfermedades contagiosas en animales) que pudieran afectar al hombre.

 “Contamos con un centro provincial, 13 municipales y 39 puntos de alerta temprana, los cuales permiten a los directivos de cada territorio acceder a esta detallada información y adoptar medidas”, refiere el Licenciado Yoandrys López Vázquez, jefe del Centro provincial de gestión para la reducción de riesgo.

 “Antes, los planes de reducción de desastres se elaboraban empíricamente, teniendo en cuenta lo acontecido. Hoy, los hemos enriquecido con ciencia, y hemos efectuado recomendaciones que permiten a los consejos de defensa reducir las debilidades.”

El paso del huracán Dennis por la provincia de Granma dejó varios estragos / Foto: Archivo CVR

 GESTORES DE INFORMACIÓN

“Recopilamos, procesamos y conservamos ordenadamente estos resultados, los actualizamos cada quinquenio, y nutrimos de este saber a las instituciones estatales acreditadas y a los especialistas de los diferentes sectores del municipio.

“Para ello, contamos con tecnologías donadas por proyectos de colaboración internacional, una computadora inhalámbrica para fortalecer el sistema de alerta temprana hidro meteorológica y 10 computadoras con procesadores Intel Core i5, con capacidad para generar información (gráficos, mapas), mayor rendimiento de trabajo y velocidad.

“Facilitamos el trabajo de los directivos en el terreno con medios de protección personales como, cascos, capas, botas de goma y un sistema de comunicación por boqui toqui de banda corta, ancha, y un radio vertex hf- 1700, de más alcance”, explicó.

“Nuestra página web permite al personal autorizado acceder desde su municipio, con solo un clic, a la información acopiada”, acotó López.

DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

“Cada estudio de PVR caracteriza al municipio físico y geográficamente, determinan sobre ese riesgo los escenarios de peligro o zonas susceptibles, calcula vulnerabilidades estructurales, funcionales, sociales, ecológicas, económicas…emite conclusiones y recomendaciones”, describe Janet Sam, especialista en gestión ambiental de la delegación territorial del Citma.

“Por ejemplo, el estudio de PVR sobre inundaciones por intensas lluvias en Río Cauto, identificó los consejos populares más sensibles a este fenómeno.


“Dicha información permitió a la empresa eléctrica realizar sus propios análisis de factibilidad y determinar dónde ubicar una subestación eléctrica en la zona de menor riesgo para la inversión”, explicó.

Aunque estas máquinas parecieran pernoctar cuando no estamos en tiempo de ciclones, constantemente generan y actualizan información. Solo un clic basta para acceder a ella y salvaguardar incalculables bienes y personas.

Síganos en las redes sociales:

Deja un comentario

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email