En el corazón de Miami, Hillary Clinton pide levantar el bloqueo a Cuba

MIAMI.—La precandidata demócrata Hi­lla­­ry Rodham Clinton dijo este viernes que el embargo (bloqueo) a Cuba debe terminar “de una vez y por todas” durante un discurso en la Florida, uno de los  estados claves para las elecciones presidenciales norteamericanas y don­de radica una amplia comunidad cubana.

Durante su intervención en la Universidad Internacional de la Florida, Clinton demandó que el Congreso, liderado por los republicanos, tome acciones para eliminar una política que no ha dado los resultados esperados por más de medio siglo.

“La política de EE.UU., hacia Cuba está en una encrucijada…, debemos decidir entre el acercamiento o el embargo (bloqueo) y la decisión que tomemos tendrá consecuencias duraderas no solo para los 11 millones de cubanos sino para toda la región”, señaló.

La exsecretaria de Estado demandó a los legisladores aprovechar este momento decisivo, tras la reanudación de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones y la reapertura de las embajadas en las respectivas capitales el 20 de julio pasado, reportó PL.

Dirigiéndose a los líderes republicanos del Senado y la Cámara, dijo que era tiempo de montarse en el carro de los cambios o salirse del camino.

Clinton reconoció que anteriormente apoyaba las sanciones a Cuba, pero afirmó ante un auditorio de estudiantes, profesores y otras personas que sus posiciones cambiaron du­rante sus cuatro años como secretaria de Es­tado del presidente Barack Obama.

En su libro biográfico Hard Choices (De­ci­siones difíciles), publicado el pasado año, la exprimera dama había revelado que recomendó a Obama revisar la política hacia Cuba cuando estaba al frente del departamento de Estado, agregó PL.

Las encuestas y los analistas apuntan que durante los últimos años también se han transformado las opiniones de los cerca de dos millones de cubanos que viven en Estados Uni­dos, 900 000 de ellos en el condado de Miami-Dade.

Sondeos llevados a cabo por la propia Uni­versidad Internacional de la Florida y el Atlantic Council, previo a los anuncios del 17 de diciembre del 2014, indicaban que por primera vez en la historia más de la mitad de los cubanoamericanos respaldaba el fin del bloqueo y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Encuestas similares en 1991, entre los cubanoamericanos de Miami-Dade, arrojaron que  87 % apoyaba la política de sanciones económicas y aislamiento. En 1997, el respaldo descendió a 78 %, para el 2004 se encontraba en 66 % y entre el 2004 y el 2011 se instaló en el 56 %.

En todo el país el respaldo es aún más fuerte. Un sondeo del Pew Research Center del pa­sado 20 de julio, indicó que un 73 % de los estadounidenses apoya el restablecimiento de las relaciones y un 72 % el levantamiento del bloqueo.

El discurso de Clinton, favorita para ser la representante demócrata a los comicios presidenciales del año próximo, tuvo un fuerte mensaje político. La Florida es el bastión de dos de sus posibles contendientes republicanos por la Casa Blanca, el senador Marco Ru­bio, de origen cubano, y el antiguo gobernador del estado, Jeb Bush, ambos férreos opositores del cambio de política hacia Cuba llevado a cabo por la administración Obama.

Clinton acusó a los candidatos republicanos —sin nombrarlos— de contemplar a Cu­ba y Latinoamérica “a través del prisma de la Gue­rra Fría”.

Destacó que “no podemos permitir que ideas y candidatos partidistas aislados de la realidad y de los tiempos eliminen todos los progresos realizados”.

En ese sentido llamó a reemplazar el bloqueo por  “medidas más inteligentes que logren afianzar los intereses de Estados Unidos”, indicó PL.

En un comunicado previo al discurso de este viernes, Rubio criticó la postura de Obama y Clinton y dijo que se trataban de “concesiones unilaterales” que “debilitan el prestigio global de Estados Unidos en el siglo XXI”.

Entretanto, Jeb Bush reaccionó al discurso de la precandidata presidencial en la Florida acusándola de promocionar una “retirada en la lucha por la democracia en Cuba”.

“Si soy elegido presidente voy a estar comprometido a ayudarles (a los cubanos) a lograr la libertad negada”, dijo el precandidato republicano, hijo de un expresidente norteamericano y hermano de  George W. Bush, quien llegó a elaborar un plan para una “transición política” en Cuba.

Entretanto, importantes personalidades es­tadounidenses apoyaron la posición de Clin­ton, como la congresista demócrata Kathy Cas­tor, quien recientemente introdujo junto a un colega republicano en el Congreso un proyecto de ley para levantar restricciones al co­mercio con Cuba.

“Orgullosa de Hillary Clinton por su llamado a ponerle fin al embargo (bloqueo) a Cuba”, dijo Castor en su cuenta oficial de Twitter.

Por su parte la coalición bipartidista En­gage-Cuba, que se dedica a cabildear a favor del cambio de política hacia la Isla, publicó un comunicado de su presidente, James Wi­lliams, que reconoce el discurso de Clinton como un hecho representativo de que es tiempo de que el Congreso estadounidense permita los viajes y negocios con Cuba.

Un sondeo realizado por la cadena de periódicos McClatchy y el Instituto Marista para la Opinión Pública publicado este viernes, mostró que 44 % de los posibles electores prefieren a Clinton como presidenta en el 2016, 29 % al republicano Jeb Bush y 20 % al controversial aspirante Donald Trump.

Tomado de Granma

Síganos en las redes sociales:

CNC TV Granma

Equipo de reporteros de la CNC Televisión Granma. Trabajamos para nuestra programación habitual y también para la versiones digitales de nuestro medio.

Deja un comentario

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email