Oferta y demanda no es un simple capricho

Comparte

En nuestros días es muy frecuente escuchar, en lugares donde se ofrecen bienes y servicios -pertenecientes mayoritariamente al sector no estatal- la muy en boga frase de oferta y demanda, pero generalmente quienes hacen uso indiscriminado de ella evidencian un desconocimiento total o parcial del significado de este término económico.

La referida nomenclatura responde a leyes que relacionan estrechamente estos dos principios regidores de actividades bursátiles, en las cuales intervienen productores de bienes materiales y servicios, clientes y organismos encargados de regular los precios en los diferentes intercambios comerciales.

Esta condición conlleva a pensar que donde hay tantos involucrados, las decisiones y el establecimiento del precio a abonar por un bien o servicio no puede ser unilateral, como generalmente vemos en ciertas actividades realizadas por cuentapropistas.

Las ciencias económicas y la lógica de la vida enseñan que cuando la oferta es a un elevado costo, la demanda es mínima, mientras, cuando el valor es mínimo o asequible, la demanda aumenta.

Muchos de estos principios aunque existen son desconocidos por la mayoría de los cubanos u olvidados a conveniencia, porque conocida es la predilección de varias personas por tener mayores ganancias a costa de precios abusivos.

Sin embargo, no tienen en cuenta que en el ámbito comercial, gana más quien más vende y no quien más caro lo hace, de lo cual sobran ejemplos como el de China, digno paradigma de gran productor y exportador mundial con grandes ventas de productos a bajos precios, lo cual ha contribuido, junto con otros factores, a convertir al gigante asiático en la locomotora de la economía mundial.

Ese hermano país nos enseña a preocuparnos no solo por nuestro crecimiento económico -sea el mismo personal o nacional- sino por el de los demás.

Este altruista proceder no parece encontrar en nuestra cotidianidad varios seguidores, porque lamentablemente la ley del mercado cuentapropista demuestra responder a los intereses del bolsillo y no a la satisfacción de un pueblo del cual han surgido y al cual deben su mantenimiento y existencia.

Sabido es la carencia de materias primas y el alto valor de muchos de los productos que emplean estas personas, pero aunque el costo de producción sea relativamente elevado, hay una gran diferencia, a su favor, entre lo invertido y lo ganado.

Aunque al final todos sabemos el objetivo de los negocios, presididos –generalmente- por las ganancias, su obsesivo amor y culto al dinero contribuyen a la mengua monetaria de la gran mayoría.

El florecimiento del sector no estatal está favorecido por las reformas económicas, pero a su vez por determinadas ofertas que el Estado no está en condiciones de asumir, por ello muchos, oportunista y maquiavélicamente, emplean el déficit de bienes y servicios para expoliar a los no pocos necesitados.

Ejemplos sobran, entre ellos destacan los transportistas privados con sus exorbitantes precios, los cuales no fluctúan y muchas veces no se corresponden con la calidad y el trato dispensado, cuestiones esenciales a la hora de ofrecer servicios.

Y qué decir de los negocios que de la noche a la mañana, sin aumentar el costo de producción, las materias primas y los impuestos, alteran el valor de sus propuestas comerciales sin mediar para ello una previa negociación con clientes y organismos rectores de precios, solo una burda justificación de la mal aprendida y aplicada oferta y demanda.

Por eso mantengo firme la necesidad de la cultura económica para estar a tono con estos tiempos de inaplazables cambios, la cual seguirá reafirmando esa evidente relación entre los altos precios y la exigua demanda, que a la postre nos aleja del ideal que debe presidir nuestro accionar económico: necesidades satisfechas como resultado de asequibles ofertas.

Mayor participación de las entidades reguladoras de precios, ayudaría a establecer entre oferentes y usuarios un precio de equilibrio, también consignado en las leyes de la oferta y demanda.

Un incremento de la conciencia y el humanismo en los cuentapropistas, es esencial para no seguir haciéndonos daño entre nosotros mismos.

La invitación y propuesta está hecha, solo resta ahondar en el complejo y necesario mundo bursátil para comprender que oferta y demanda, no es ni puede ser, un simple capricho.

Yelandi Milanés

Licenciado en periodismo en la Universidad de Oriente. Labora en el semanario La Demajagua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *