Un peligro potencial

El verano constituye momento ideal para diversiones y fiestas. El receso escolar, el calor y la existencia de varias opciones recreativas, crean situaciones favorables para la ingestión de bebidas.

Mas, un grave peligro puede derivarse del consumo de líquidos sin precaución, pues estos pueden ser adulterados con sustancias químicas por inescrupulosos, a fin de manipular la voluntad de las personas o modificar su comportamiento, lo cual es conocido como sumisión química con drogas.

La indagación sobre el asunto propició el dialogo con la doctora Raida Rodríguez Rodríguez, jefa de Servicios médicos del Ministerio del Interior en Granma y especialista de segundo grado en psiquiatría, quien ha profundizado en el estudio de sus causas y consecuencias.

GE DIGITAL CAMERA“El tema despierta interés porque es una problemática mundial y ningún grupo poblacional está exento, aunque suelen ser más proclives los jóvenes que asisten a discotecas y lugares festivos, donde se facilitan los encuentros y el consumo de alcohol”, explica la doctora.

“El ambiente favorable -aclara- no solo es el recreativo, pues se han descrito casos como los relacionados con el cuidado de los niños y ancianos, en los cuales los responsables les ofrecen Benadrilina u otros sedantes para tranquilizarlos, por eso es válido ir en un horario diferente al acostumbrado y supervisar esa atención.

“La incorporación del estupefaciente puede realizarse en un refresco, leche o café. No solo es necesaria la presencia de alcohol, con líquidos comunes pueden someternos y lograr una sustracción económica, una agresión sexual o un chantaje, pues hay casos donde se graban situaciones incómodas para luego obtener beneficios del chantajeado. También se aprovechan de la pérdida del autocontrol e impulsan al sometido a firmar cualquier documento.

“A veces sojuzgan con sustancias de fácil obtención, en ocasiones, solo emplean benzodiacepinas (Diazepam, Nitrazepam).

“Existe una nueva droga nombrada Escopolamina, conocida comúnmente como burundanga, la cual se utiliza mucho en Latinoámerica y se ha desarrollado en forma de sprays y polvos. Se conocen modus operandi consistentes en decir los agresores a su futura víctima que le marque un número o rectifique una dirección en un papel impregnados del estupefaciente, el cual solo demora de dos a cinco minutos en hacer efecto.

“Cuando la persona está consumiendo alcohol y se le suministra un hipnótico aumenta la embriaguez, pierde la voluntad y el autocontrol. Aparecen dificultades en la marcha, en la orientación y se siente débil, por ello la resistencia es mínima.

“El ejecutor del delito aparenta ser amistoso. Conversa, hace confianza y luego brinda el trago de ron, cerveza, vino, refresco o dulce adulterado”.

DIFERENTES ATAQUES

En estos casos se producen agresiones catalogadas como ataque oportunista, proactivo o mixto.

“El primero acontece cuando se está en vulnerabilidad o solo, el segundo cuando no distinguimos lo ingerido, pero reconocemos que se nos ha anulado la voluntad y, el mixto, cuando suceden las dos”, refiere Rodríguez Rodríguez.

“El perfil del maleante es el de una gente común, a veces no tiene elementos distintivos como tatuajes o piercing, y ello hace compleja la identificación. Suele ser afable, cordial y estar dispuesto a servir un refresco o bebida enlatada, y al hacerlo, incorpora el narcótico alojado en su uña.

“El malhechor a veces asiste a quien dopó, y de esta forma consuma la violación, lo cual es difícil demostrar porque el sometido no opuso resistencia y entonces no hay lesiones.

“El otro problema es Internet, ahí encontramos abundante bibliografía sobre el tema y varios sitios que enseñan como cultivar los estupefacientes y obtenerlos de forma casera. Otro gran inconveniente es la legalización del uso de la marihuana en varios países.

“Las sustancias empleadas suelen ser incoloras, inodoras e insípidas, por eso es difícil advertir su presencia en los líquidos. Su efecto y eliminación del cuerpo es rápida, por ello resulta complejo encontrar evidencias. Muchas veces son drogas legales o psicofármacos que al mezclarse con ron, potencian su acción”.

Sobre los efectos de estas sustancias en el cuerpo, la doctora refiere: “Producen embriaguez desproporcionada, pérdida de la voluntad, náuseas, calambres, dificultades motoras y de orientación. También generan sudoración extrema, resaca exagerada, desinhibición y efectos alucinógenos, es decir, el afectado puede confundir lo sucedido con un sueño o con la irrealidad.

“Hay quienes no recuerdan nada hasta el otro día, lo cual dificulta la identificación del delincuente. Muchos sienten culpabilidad porque creen que facilitaron la situación y eso los frena a la hora de denunciar. Me pasé de copas, piensan, y lo atribuyen a la bebida”.

 CONSEJOS ÚTILES

Con respecto a las acciones para evitar la sumisión química con drogas, Rodríguez Rodríguez sugirió: “Entre los consejos está salir con un grupo de conocidos, de manera que puedan protegerte. Debemos vigilar el vaso donde ingerimos líquidos y en caso de ir al baño llevarlo o dejar alguien de confianza al cuidado.

“Es necesario abrir las bebidas enlatadas uno mismo y ofrecer ayuda a una persona con embriaguez extrema, preocuparnos por saber con quién anda y a dónde la llevarán. Como estos casos son muy frecuentes en espacios abiertos y festivos, es importante eludir los excesos, porque el cansancio coadyuva a la sumisión.

“Los juegos con bebidas deben evitarse y, ante la duda o sospecha, cambiar o apartar el trago. Si se enamora en la fiesta preséntele su pareja al grupo e informe hacia dónde se dirigen. En caso de producirse un hecho es necesario denunciarlo inmediatamente para detectar la sustancia empleada y quién pudo proporcionarla.

“Los profesionales de la salud debemos ser celosos con la emisión de una receta, pues alguien puede reunir una cantidad considerable de medicamentos y utilizarlos malsanamente. Aunque en Cuba no son comunes las drogas exóticas, también se corren riesgos.

“Lo más triste de estos casos es que en ocasiones la sustancia se excreta con facilidad y desaparecen las pruebas. Por otra parte, el victimario no resulta reconocible porque carece de rasgos distintivos o los recuerdos sobre él son borrosos. Sin dudas, la sumisión tiene un gran costo psicológico y moral para el afectado y su familia, concluye Rodríguez Rodríguez”.

Cualquiera pudiera convertirse en víctima de esta fechoría, pues a veces nuestra atención está desviada o confiamos demasiado en recién conocidos. Mas la vida demuestra que en espacios festivos, principalmente, las precauciones con lo que ingerimos nunca deben ser pocas.

Síganos en las redes sociales:

Yelandi Milanés

Licenciado en periodismo en la Universidad de Oriente. Labora en el semanario La Demajagua.

Un comentario sobre “Un peligro potencial

  • el 8 Septiembre, 2015 a las 9:00 pm
    Permalink

    BUENAS TARDES
    INDEPENDIENTEMENTE DE LA QUEJA QUE LE MANDE SOBRE EL CIRCULO INFANTIL DEL CUAL ESPERO QUE USTED LO PUBLIQUE EN EL PERIODICO PARA RECIBIR UNA RESPUESTA…
    EL TEMA ES BASTANTE BUENO ES UNA LASTIMA QUE TODOS LOS ADOSCENTES NO PUEDAN CONTAR CON ESTE SERVICIO PARA QUE SE INFORMEN PORQUE ESTO ES ALGO QUE SI ESTA SIENDO UTILIZADO POR LOS ADOLESCENTES EN LOS FAMOSOS 15,USAN FARMACOS SIN SABER LAS CONSECUENCIAS QUE PUEDEN TENER LOS MISMOS A CORTO,MEDIANO,O LARGO PLAZO,ENTONCES CREO QUE ESTE TEMA DEBE SER ABORDADO EN UN PROGRAMA DE TELEVISION,YA SEA CNC ETC.ADEMAS ES UN TEMA DE INTERES .

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email