El desafío del primer empleo

Por: Yasel Toledo Garnache

jovenesCientos de jóvenes de Granma, por primera vez en varios años, no entrarán a las aulas universitarias durante este curso escolar. Ya graduados, del otro lado de la puerta, aparece un mundo de nuevos retos y responsabilidades, en lo profesional.

En ese momento, uno mira hacia atrás, sonríe o se lleva las manos a la cabeza, y hace una especie de recuento. Las imágenes de lo vivido pasan por la mente, cual rollo de cine en blanco y negro. Entonces surge la nostalgia.

El primer día en el centro de trabajo suele ser puro nervio; un cóctel de ambición, curiosidad y mucho pasmo, que difícilmente se olvidan. Suele existir la sensación de que todo es supremo, y nada juego.

A veces uno finge ecuanimidad, siempre serio o risueño, con saludos tímidamente reverenciales a los más veteranos, a quienes ve como compañeros o jefes, pero, sobre todo, como maestros.

Por eso, si recibes en tu oficina, en la fábrica, en la empresa… a jóvenes recién graduados recuerda que, incluso sin quererlo, te convertirás en su modelo, para bien o para mal.

Ponles el listón muy alto. Acógelos, invítalos a un café o solo diles que pueden contar contigo. Te lo agradecerán, aunque no lo expresen por timidez. Explícales lo que hacen mal y por qué. Por suerte algunos lo hicieron, en mi primera jornada, hace justamente un año.

Tampoco se trata de restregarles sus fallos, sino de mostrarles un mejor camino, o al menos de quitarle piedras al existente. Dales unas palmaditas en el hombro o felicítalos cuando lo merezcan.

Ustedes, jóvenes, sigan como antes: defiendan sus criterios con fuerza y respeto, supérense siempre y no crean en imposibles. Tal vez alguien no comparta sus criterios o formas de hacer, pero no se desmotiven, no den la espalda y caminen en sentido contrario. Demuestren talento y perseverancia. Lo más seguro es que todos reconozcan eso. Lo mejor es la confluencia y construir todos juntos.

Quienes comienzan la etapa laboral apenas escriben otro capítulo de un libro inconcluso. Es favorable no cerrar la puerta de la Universidad de manera completa, se deben guardar enseñanzas y travesuras como reliquias. En definitiva, la vida es una eterna escuela, llena de retos, obstáculos y necesidades de superación.

Etiquetado con:

Acerca del Autor

Yasel Toledo Garnache
Yasel Toledo Garnache

Es egresado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. Vicepresidente de la AHS en Granma. Ganador de la beca nacional de creación Caballo de coral, por el proyecto de libro de cuentos La Remodelación, y de otros concursos literarios. Corresponsal-Jefe de la Agencia Cubana de Noticias en Granma. Colaborador de las revistas Ventana Sur y Alma Máter, el suplemento La Campana y de sitios digitales como la AHS.cu, y CNC TV. Autor del blog Mira Joven.

Artículos Relacionados

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *