Juan Almeida Bosque, hombre de verso y acción

Parecía inconcebible lo que con matices lúgubres se anunciaba. Su delicada salud auguraba un triste final que, aunque esperado, no dejó de ser doloroso.

Era difícil concebir a Juan Almeida Bosque despojado de la vida, desprendido de nosotros y alejado del constante accionar.

Resultaba impensable imaginar al combatiente guerrillero, quien varias veces burló la muerte, vencido y arropado definitivamente por ella.

Luego el sufrimiento y la asimilación del amargo suceso fueron haciéndose más natural, porque entendimos que su personalidad histórica tenía una dimensión humana y mortal.

Afloraron en aquel momento, inevitablemente, los recuerdos del aguerrido combatiente del Moncada, el Granma y la Sierra Maestra… pasajes intrínsecos y muy ligados a su quehacer revolucionario.

Su encantadora sonrisa se reveló en las mentes de muchos, como una imagen de quien rie a la vida seguro de haber cumplido bien su cometido y haber conquistado la eternidad.

La bravura y valor temerario del Comandante del Ejército Rebelde trastocó la memoria de quienes le recordábamos fiel, intrépido, responsable y ejemplar en todo momento.

Conmovía inmensamente saber que el creador e impulsor del Tercer Frente Oriental, el presidente de los combatientes cubanos, el Héroe de la República… partía a un viaje sin regreso, dejándonos un vacío que solo llenaban las remembranzas de su cálida y fecunda vida.

El pueblo granmense y toda Cuba lloró su deceso, porque a pesar de en estas tierras enseñarnos: “¡Aquí no se rinde nadie!” Era difícil no ceder ante el dolor y la congoja.

Aquel 11 de septiembre de 2009 se marchó y nos dejó impregnados la música y las letras nacidas de su prodigiosa mente. Descendió a las entrañas de la tierra para ascender hecho historia, hecho canción: “Así te recordamos Comandante”.

EN VIDEO: SILVIO RODRÍGUEZ INTERPRETA LA LUPE, UNA DE LAS MÁS CONOCIDAS COMPOSICIONES DE JUAN ALMEIDA BOSQUE

Yelandi Milanés

Licenciado en periodismo en la Universidad de Oriente. Labora en el semanario La Demajagua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *