Recen por mí: Resumen de la segunda jornada del Viaje apostólico a Cuba

Por: Arianna Corona

Una amplia agenda de trabajo cumplió Su Santidad el Papa Francisco durante el segundo día de su visita a Cuba.

En la jornada de la mañana, como se tenía previsto, ofició la primera misa a realizarse en la Plaza de la Revolución José Martí en La Habana, donde bendijo a los cubanos con la palabra y el evangelio de Jesucristo.

El Papa Francisco destacó la vocación de grandeza del pueblo cubano, donde estuvieron presentes el Presidente Raúl Castro;   la mandataria de Argentina, Cristina Fernández, así como miembros del gobierno, personalidades y representantes de diversas denominaciones religiosas.

¿Quién es el más importante? -Preguntó el Papa Francisco mientras daba lectura al evangelio de Cristo, y comparó con una frase cotidiana: ¿a quien querés más, a papá o a mamá?, que es como preguntar, ¿quién es más importante?

Luego refirió: “La historia de la humanidad ha estado marcada por cómo se responde a esta pregunta. Jesús no le teme a las preguntas de los hombres, no le teme a la humanidad, al contrario, logra dar una respuesta capaz de plantear un nuevo desafío.

Fiel a su estilo Jesús siempre plantea la lógica del amor, lejos de todo tipo de elitismo. El horizonte de Jesús siempre es una oferta para la vida cotidiana, una oferta que hace que el día a día tenga cierto sabor a eternidad, fue la interpretación del Sumo Pontífice Francisco de la palabra de Jesús durante la misa en la Plaza de la Revolución.

Durante la ceremonia, laicos comprometidos con la Iglesia asistieron a la sagrada comunión, un momento de alegría y oración, donde los creyentes recibieron el cuerpo de Cristo simbolizado en el pan que se fracciona y se mezcla con el vino, interpretado como la sangre del Redentor.

En su homilía, el primer Papa latinoamericano destacó los valores del pueblo cubano, que dijo- tiene gusto por las fiestas, la amistad y las cosas bellas. Un pueblo que camina, canta y halaga, que tiene heridas como todos, pero que sabe estar con los brazos abiertos, subrayó.

Al finalizar la misa El Santo Padre pidió nuevamente a los feligreses que rezaran por él, una costumbre entre los cristianos, pues consideran que ninguna obra cristiana puede ser tan valiosa como la oración. De ahí que solicite estar dentro de las plegarias de los fieles para continuar con su responsabilidad, como misionero de la misericordia desde su posición de Jefe de la Santa Sede.

Visita de Cortesía

Luego de oficiar la Misa en la Plaza de la Revolución, el Santo Padre sostuvo un intercambio con el líder histórico Fidel Castro, cita no programada en su visita a Cuba, pero que devino en encuentro familiar y cercano.

Fidel-y-el-Papa-Francisco-sonrien-580x386

Durante el encuentro ambos líderes coincidieron en temas vinculados con la causa de los pobres, la preservación de la paz y la supervivencia humana.

Por su parte, el Papa Francisco expresó el agradecimiento a Cuba por la preservación de la especie humana en un mundo saturado de odio y agresiones.

En la tarde el Papa Francisco, también Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, ingresó al Palacio de la Revolución acompañado por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz, donde confraternaron en sano y privado diálogo.

La ocasión logró un matiz especial cuando el artista de la plástica Alexis Leyva Machado, más conocido por Kcho obsequió al Sumo Pontífice una de sus obras que representaba la crucifixión de Jesús, en una cruz construida con remos, elemento que distingue las instalaciones del artista cubano.

Por su parte el Papa entregó al Jefe de Estado cubano un mosaico de la Virgen de la Caridad del Cobre realizado por artistas del estudio del mosaico en la Catedral de San Pedro.

Plegaria de la Víspera

Los fieles cristianos se unieron en oración, reconocida como plegaria de Víspera en horas de la tarde de este domingo y tomaron como escenario la Catedral de La Habana.

Allí el Santo Padre en compañía del Cardenal Jaime Ortega se encontró con feligreses, sacerdotes y personalidades católicas de Cuba.

En su entrada a la iglesia de Reina el Papa Francisco saludó a niños y jóvenes que llegaron hacia él para recibir su bendición. El Santo Padre, respondiendo a su mensaje de misericordia, abrazó también a enfermos y personas discapacitadas, como símbolo de apoyo y hermandad.

El Papa Francisco, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica y Jefe del Estado de la Ciu¬dad del Vaticano, durante su visita a la Catedral de La Habana, el 20 de septiembre de 2015 AIN FOTO/Abel PADRÓN PADILLA/sdl

El Papa Francisco, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica y Jefe del Estado de la Ciu¬dad del Vaticano, durante su visita a la Catedral de La Habana, el 20 de septiembre de 2015 AIN FOTO/Abel PADRÓN PADILLA/sdl

Para iniciar ese momento de oración, el Cardenal Jaime Ortega dio la bienvenida todos los fieles y los invitó a orar con serenidad y recibir la palabra del Papa jesuita. En su intervención destacó: “Algo muy propio de la iglesia cubana es la pobreza, nuestra iglesia es pobre, quizás sea precisamente la pobreza la que contribuye de modo singular a la confraternidad, aquí no hay espacios para la competitividad.”

Por su parte, Sor Yailenis Silva hija de la Caridad, quien labora en el Casa de Misericordia La Edad de Oro, en la capital cubana, donde se atienden pacientes con encefalopatía crónica, testimonió su experiencia al entregarse al cometido que le deparó la obra de Cristo.

EL Santo Padre, animado por la intervenciones de los fieles a Cristo, a los que llamó profetas, dejó a un lado la homilía que traía preparada sobre la base de los textos bíblicos y se dedicó más bien a interpretar las palabras anteriormente mencionadas.

“El Cardenal Jaime se le ocurrió pronunciar una palabra muy incómoda –expresó el Papa- sumamente incomoda, va de contramano con toda la escritura cultural del mundo, dijo pobreza. Y la repitió varias veces. El espíritu mundano no la conoce, no la quiere, la esconde, no por pudor sino por desprecio.”

Asimismo refirió que la riqueza pauperiza, nos quita lo mejor que tenemos y recordó una anécdota que le hiciera un gran sabio: “cuando uno empieza a juntar plata, a ahorrar, Dios es tan bueno que le manda un ecónomo y le manda a la quiebra.” Luego concluyó: “Nuestra Santa Madre de la Iglesia es pobre, dios la quiere pobre, como quiso pobre a nuestra Santa Madre María.”

Antes de concluir recomendó a los sacerdotes a que no se cansen de perdonar, porque cuando uno busca al más pequeño, al más abandonado, al que nadie tiene en cuenta, y lo sirve, está sirviendo a Jesús de manera superlativa.

De igual modo instó a no temerle a la misericordia: “deja que fluya por tus manos, porque ese o esa que está ahí es el más pequeño y por lo tanto es Jesús, concluyó.

No te arrugues, abrite y soña

Público asistente al encuentro del Papa Francisco con la juventud cubana, a la entrada del Centro Cultural Felix Varela, en La Habana, Cuba, el 20 de septiembre de 2015. AIN FOTO/Abel ERNESTO

Público asistente al encuentro del Papa Francisco con la juventud cubana, a la entrada del Centro Cultural Felix Varela, en La Habana, Cuba, el 20 de septiembre de 2015. AIN FOTO/Abel ERNESTO

El centro cultural Padre Félix Varela, antiguo colegio de San Carlos, fue el último escenario visitado por el Papa Francisco este domingo, en la capital cubana.

Jóvenes, estudiantes y profesionales del instituto le esperaron con vítores y lemas muy conocidos por los cubanos y que muestran la cercanía de esta personalidad católica con los jóvenes creyentes o no: “Uno, do tres, que Papa más chévere.”

En el mensaje de agradecimiento por dedicar varios minutos de su agenda a este encuentro juvenil, uno de los fieles expresó que los que nos une es la esperanza de cambios futuros para Cuba y solicitan oración para bendecir las familias, los jóvenes y al país.

De igual modo señaló que al salir del encuentro la juventud cubana sea capaz de interpretar los signos de nuevos tiempos para ser capaces de de construir una Cuba como la soñó Martí: “Con todos y para el bien de todos.

A estas solicitudes el Papa Francisco respondió con el lenguaje claro y sencillo que le caracteriza. En un primer momento reflexionó sobre la palabra soñar: “Un escritor latinoamericano decía que las personas tenemos dos ojos, uno de carne y otro de vidrio, con el ojo de carne vemos lo que miramos, con el ojo de vidrio vemos lo que soñamos. En la objetividad de la vida tiene que entrar la capacidad de soñar”.

Asimismo instó a los jóvenes a tener corazones abiertos, mentes abiertas y crear la amistad social. De igual modo, denunció la guerra como más firme ejemplo de enemistad: “No matemos más gente, porque estamos matando la capacidad de unir y eso es lo que les pido a ustedes, seamos capaces de crear la amistad social.

Jornada histórica e intensa vivió el Papa Francisco y el pueblo cubano durante este domingo en La Habana, ruta que no termina ahí porque mañana el pueblo holguinero, en el oriente del país, le espera bien temprano para escuchar la palabra de Dios en la voz del misionero de la Misericordia.

Acerca del Autor

Arianna Corona
Arianna Corona

Licenciada en periodismo por la Universidad de Holguín (2013). Laboró como redactora-reportera de prensa y presentadora de noticias en CMKX Radio Bayamo. Actualmente jefa del grupo de redactores y reporteros en CNCTV

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *