En Granma programa para recuperar uso de tierras destinadas al arroz

Por: Daimara Martínez Jerez

arroz_1Ante la compleja situación que reporta la provincia cubana de Granma por la sequía intensa se acomete un programa emergente para aprovechar las áreas otrora destinadas a la siembra de arroz con otros cultivos menos exigentes del recurso hídrico.

Este año en el territorio oriental más de 17 mil hectáreas concebidas en el programa arrocero no se plantarán del cereal, debido a la falta de agua por la carencia de precipitaciones, lo que ha provocado el bajo volumen hídrico en los embalses. De ahí que se informó en encuentro con las autoridades políticas y gubernamentales y de la rama agraria, que áreas de cerca de una veintena de bases productivas de 7 municipios granmenses donde habitualmente se siembra arroz, se sustituirá el grano por cultivos como maíz, sorgo, boniato, calabaza y otros.

Edisnel Traba, director de la Empresa Agroindustrial de Granos Fernando Echenique, la mayor de las dos de la provincia, aseveró que la entidad debe asegurar a los productores insumos como fertilizantes, plaguicidas, maquinarias y combustibles para las nuevas siembras, y se responsabiliza con la contratación y comercialización de los productos.

Esta entidad tiene más de tres mil 800 hectáreas excluidas de la campaña arrocera de primavera y unas cinco mil para la de invierno.

Por su parte Francisco Jiménez, director de la Empresa José Manuel Capote, señaló a CNCTV que desde años anteriores se aprovechan áreas ociosas para fomentar la ganadería, pues los residuos de las cosechas arroceras en estas tierras sirven de alimento al ganado.

Actualmente se promueve el estudio sobre las características de los suelos y la disponibilidad de insumos para adaptar en esas áreas cultivos de secano o que requieren menos agua, y se tiene en cuenta la disposición y conocimientos de los labriegos para escoger el cultivar a plantar. Aunque desde meses anteriores varios campesinos ya han comenzado a aprovechar las tierras, ahora serán muchos más los que deban cambiar de objeto económico, teniendo en cuenta que los índices de precipitaciones continúan bajos y es preciso aprovechar las pocas lluvias de esta época hasta noviembre.

Instituciones bancarias, la empresa de seguros, el sistema de la agricultura y demás entidades implicadas, se preparan para garantizar la eficacia de esta iniciativa.

Para muchos labriegos este programa emergente constituye un riesgo dadas las características de los suelos, la ruptura con la tradición arrocera fomentada por años y los cambios en los manejos agrícolas y sus ingresos. Pero se trata de una alternativa necesaria para su propia economía y la del país, por cuanto aporta r a la producción de alimentos, a la recuperación ganadera y a la economía familiar de los productores.

Etiquetado con:

Acerca del Autor

Daimara Martínez Jerez
Daimara Martínez Jerez

Periodista de CNC TV Granma. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Oriente, Cuba.

Artículos Relacionados

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *