Cocina de inducción y su menaje: ¿Venta liberada o libre albedrío?

Por: Darelia Díaz Borrero

A fin de brindar nuevas facilidades para las familias granmenses comenzó el 19 último, en esta provincia oriental, la venta liberada de cocinas de inducción y sus menajes.

Aunque nadie duda de la buena intención que animó esta opción, la realidad constatada en uno de los puntos de ventas de la provincia de Granma, denota la premura en la aplicación de una medida que no tiene respaldo productivo en la industria.

Para adquirir el equipo, debe presentarse el carné de identidad, que documente propiedad y garantía. Sin embargo, al acercarse a cualquiera de los establecimientos destinados a la venta de los módulos, se hace evidente que el proceso no marcha por los caminos de la legalidad.

Maricela

Las mujeres como Maricela han sido las protagonistas de las colas.

En el punto de venta La Experimental, de Bayamo, encontramos a Maricela Oduardo, quien comentó que en la jornada anterior una persona le propuso venderle el módulo a 700 pesos.

Según cuenta también en Los Buenos Precios, otro centro comercial de la ciudad, le propusieron un turno en 3 pesos convertibles (CUC).

Pero lo que más parece indignar a los clientes, entre ellos Yudelkis Anaya, y Ernesto Fonseca son las incongruencias del personal de la tienda.

En declaraciones a este sitio digital explicaron cómo en la jornada anterior, tras informarles que ya se habían agotado los módulos y cerrar la Tienda, el colectivo de la entidad continuó recibiendo personas ajenas al centro, quienes salían con equipos.

Las dependientas se asomaban con tremendo misterio a cerciorarse si había personas presenciando aquello, y luego, al ver que todavía había cola afuera, salían los individuos por una puerta lateral, señaló Yudelkis Anaya.

Dicen que esas personas eran las que tenían equipos reservados por crédito o los que llegaban a reponer equipos rotos, pero la realidad era otra. Si hubiese sido como ellos decían, a qué responde la intriga y las salidas por puertas alternativas, agregó Ernesto Fonseca.

Al respecto Francisca Pacheco, administradora de la Unidad La Experimental aseguró que todo se ha comportado según lo establecido. Ante una denuncia hecha por uno de los clientes por la venta de más de un módulo a una misma persona, alegó que eso habría que demostrárselo, una respuesta que deja mucho que pensar.

La verdad parece caer en saco roto. Mientras, varios clientes culpan de permisividad a administradores y dependientes de las referidas tiendas, y otros eligen soluciones que ahora no son viables porque el equipamiento no alcanza.

Yasel-Guerra

Yasel entrevistado para CNC TV Granma.

Para Yasel Guerra  lo ideal hubiese sido la venta de los módulos en las bodegas por núcleos familiares.

Ese también es el sentir de Julia Arias Estrada, quien además declaró que lo peor en este proceso ha sido la desinformación porque las personas no saben a quien recurrir para tener una respuesta clara sobre la existencia o no en los almacenes de Granma de otros equipos.

En este sentido Mirelda Castillo denunció el trato recibido en la entidad La Experimental, donde según cuenta no se les ha respetado.

De momento dicen que se acabaron los módulos pero luego aparecen 15 más y luego 40, y eso genera mucha inseguridad, agregó.

No entiendo que una administradora de una entidad de comercio no tenga comunicación con sus superiores del Grupo Empresarial de ese sector, y pueda investigar sí habrá otra asignación para que pueda emitir una información clara al público, aseveró.

Sobre este particular la administradora de La Experimental declaró que no forma parte de su contenido de trabajo llamar a Comercio, lo de ella es vender y ya. Los interesados en comprar son los que deben dirigirse al Grupo Empresarial, insistió.

Por ahora lo que puedo afirmar es que de los mil módulos que recibimos solo quedan 9, los cuales están reservados por crédito, precisó.

Al parecer no se ha logrado llevar la oferta de los módulos a todo el que verdaderamente lo necesite.

Para que esta opción sea sostenible se hace necesario que la industria mantenga sus ritmos productivos y satisfaga oportunamente las demandas del mercado.

Así se cerrarían las puertas a los especuladores, que aprovechan cualquier brecha para engordar su bolsillo, a costa de la necesidad de otros.


Aunque se han agotado los módulos en las tiendas, la población sigue en las colas en espera de la llegada de otros equipos, o de una respuesta esclarecedora, porque la evidente desorganización ha generado mucha incertidumbre.

Surgen entonces las interrogantes: ¿quedan módulos en los almacenes de Granma por distribuir, es cierto que en noviembre se venderá otra parte de la asignación al territorio o es simple especulación?

Espere los detalles en una segunda parte de este trabajo periodístico.

Etiquetado con:

Acerca del Autor

Darelia Díaz Borrero
Darelia Díaz Borrero

Licenciada en Periodismo Darelia Díaz Borrero, egresada de la Universidad Oscar Lucero Moya, de Holguín, en el 2012. Trabajó como redactora reportera de prensa en la Agencia de Información Nacional (AIN) entre 2012 y 2015, cuando comienza a laborar en la televisora CNC, de la provincia de Granma. Sus trabajos han sido replicados en disímiles medios provinciales y nacionales de prensa. Actualmente colabora con el periódico Granma.

Artículos Relacionados

3 Comentarios

  1. RAISA LASTRE 23 Octubre, 2015 at 8:02 pm

    Hola Bayamo…muy bueno que nos mantengan informados…saludos desde Tampa Florida..Quisiera pusieran informacion acerca de la venta y renta de casas en Bayamo…mil gracias !!

  2. Angel 23 Octubre, 2015 at 9:03 pm

    Lo que se demuestra es nuestra ineficiencia en la atención al cliente y de paso el irrespeto,incluyendo el maltrato. Soluciones para eso es incrementar la producción y distribución en todo el país…

  3. Yudmila 24 Octubre, 2015 at 5:40 pm

    Eso es cierto!,no lo dudo para nada.Hace unos años fui a visitar a mi familia a Cuba y fui a comprar unas chanclas a mi hijo para ir a la playa,sucede que al preguntar el precio me dijeron que costaban 10.50cuc y me dije por dentro,tan mala calidad,me di una vuelta por otras tiendas a ver si había algo mejor.Regrese a la tienda con mi hermana y le dije a la chica,cuanto me dijiste que cuestan las chanclas y se dio un rodeo y no me las vendió,porque?,porque mi hermana trabajo en esas tiendas y conoce a todas y parece que le dio miedo,por mas que le dije quiero esas mismas,me dijo que no las comprara que eran de muy mala calidad y se rompían enseguida!.

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *