Las claves de la clasificación de Los Alazanes  (1)

Por: Ibrahín Sánchez Carrillo

LeandroA juzgar por la nómina – y por el cuarto lugar de la pasada campaña- Los Alazanes de Granma fueron incluidos entre los favoritos para acceder a la fase elite de ocho equipos en la actual temporada beisbolera cubana.  Estaban clasificados “de plantilla”, según la mayoría de los analistas. Y lo consiguieron. Era una meta insoslayable. No lograrlo hubiera sido un descalabro.

Los granmenses presentaban pre temporada una sólida ofensiva como principal argumento para meterse en el pelotón de vanguardia. Average y mucho poder colectivo han sido siempre su principal atributo…, yo diría que su tabla de salvación; ahora también lo traían como estandarte. Además, venían con un Lázaro Blanco Matos decidido a volver a liderar el staff, después de convertirse lanzador más ganador de la lid anterior (14-5).

Sin embargo, en el transcurso del torneo la ofensiva flaqueó, solo bateó para 266 AVE. Además,  en un alto por ciento no fue capaz de remolcar a corredores en posición anotadora, las figuras claves fallaron en momentos decisivos en reiteradas ocasiones, el bateo de poder solo aportó 34 jonrones (por 41 la pasada campaña), el mal corrido de bases acabó con momentos clímax…

En ocasiones fue tan incierto el accionar ofensivo de los de casa que los redujeron a cinco o menos imparables en varios partidos –algo impensable -.  Y, desde la lomita, Blanco Matos apenas pudo aportar un par de victorias en nueve presentaciones, tres fracaso.  Es decir, las dos principales armas quedaron en una posición discreta.

Sin embrago, otros factores  resultaron claves para la clasificación.

Primero, el retorno de los lanzadores abridores Yanier “El Mellizo” González y Leandro Martínez Figueredo. Sin ellos a Granma le hubiera sido muy difícil clasificar, pues redondearon un staff sin hombres de experiencias o convalecientes de lesiones, como los casos de Alberto Soto La O, Asiel Diez Espinosa y César García.

Muchos pensaron que era un error la entrada de Yanier y Leandro en el cuerpo de pitcheo de Los Alazanes, pues consideraban oportuno darles protagonismo a las jóvenes figuras.  Pero el manager Carlos Martí Santos apostó por ellos y estos respondieron con  11 triunfos (dos derrotas) de los 28 del equipo, para echar por tierra todas las teorías, incluso hasta la del mismísimo toletero Yordanis Samón Matamoros quien sintió duda del posible aporte de “esos brazos remendaos”.

En el caso del Mellizo González (cuarto abridor) terminó esta fase con 7-2, a solo dos éxitos de igualar su record de ganados (9-4) para una campaña completa de 90 partidos, en la 42 SNB. Asimismo, dejó números importantes como 3,06 de efectividad (PCL), 258 de average del contrario y 1,08 WHIP. Yanier es el segundo en victorias, junto a otros dos jugadores. Como dato importante el bayamés regaló nueve boletos en 61,2 entradas lanzadas, para un promedio de 1,31 por cada juego de nueve innings, ¡fabuloso!

Por su parte la faena de Martínez Figueredo (segundo en la rotación) fue más contundente, a pesar de haber ganado solamente cuatro encuentros (no perdió).  La “mala suerte” del zurdo estuvo en que dejó cuatro partidos con ventaja y el bullpen no le respondió. No obstante, fue uno de los seis serpentineros que terminaron invictos este tramo  y se coló en el tercer puesto en el Top Ten de efectividad (1,45 PCL). Al campechuelero le batearon para 224 AVE y permitió un por ciento de embasado de 1,06.

Esta gran actuación de Yanier y Leandro fue la punta de lanza de un pitcheo que trabajó para 3,43 PCL (quinto del país) y al que mucho apoyaron el también abridor José Armando Peña Rodríguez  y los relevistas Juan Ramón Olivera Verdecia y el veterano Ciro Silvino Licea González.

José Armando asumió la quinta plaza en el staff y lo hizo para 5-3, un resultado muy bueno; mientras que Olivera Verdecia fue el paño de lágrimas de Martí Santos para cerrar, labor que también asumió Ciro Silvino con seis rescates en ocho salidas. Lamentablemente Olivera (3-3 y 5 JS) se lesionó por el sobre uso en el primer tramo del campeonato.

Definitivamente la incorporación de Yanier y Leandro fue determinante para que Granma cumpliera su objetivo de estar entre los ocho primeros. Me arriesgaría a decir que el factor fundamental en esta cruzada, aunque no el único… y esos los abordaremos en un próximo comentario.

Acerca del Autor

Ibrahín Sánchez Carrillo
Ibrahín Sánchez Carrillo

(Buey Arriba, Cuba, 1969) Licenciado en Periodismo, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba (1995). Reside en Bayamo, Cuba.

Artículos Relacionados

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *