Amparados por el amor y con millones de derechos

Por: Darelia Díaz Borrero

 

ninos-cubanos2Sus 15 primaveras fueron inolvidables. A las tradicionales fotografías para perpetuar en momento se sumaron regalos, dulces, una fiestecita, y el amor de quienes conviven con ella.

Así recuerda la llegada a los 15 años Yamisleydis Rivero, acogida en el Hogar de niños sin amparo familiar (de siete a 18 años), radicado en la cuidad de Bayamo.

Pero según me comentó hace poco más de un año, para ella este no ha sido el único momento especial en el “Hogar”. Su gratitud también la remite cinco años atrás, cuando fue hospitalizada a causa de problemas cardíacos, y tuvo a tiempo completo la compañía del personal de la institución.

Como Yamisleydis, los acogidos en esas instituciones se manifiestan felices de vivir en Cuba y confiados en el porvenir. Ellos tienen millones de razones para celebrar, el próximo día 10, el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Los que reciben amor y abrigo en un hogar de niños sin amparo familiar tienen acceso a la educación, la salud y otros servicios imprescindibles para la vida; así como la garantía de ropa, calzado, aseo personal, y un lugar confortable.

Allí los bisoños se sienten como en familia, según comentó en aquel entonces Yuliannis Guevara, de 13 años.

La atención esmerada que reciben también fue resaltada por su hermana Yudismaidi Guevara, la cual es un año mayor.

Yudismaidi comentó que una vez terminada la enseñanza secundaria pretende continuar estudios para formarse como técnica del nivel medio en Servicios de Belleza, especialidad de la cual ha conocido mediante talleres de formación vocacional que reciben en el centro docente.

Ellos ven como un verdadero “Hogar” el sito, ubicado en el reparto Jesús Menéndez, de la capital de Granma.

El centro se fundó el 27 de agosto de 1987, en respuesta al decreto ley número 76, del 20 de enero de 1984, que norma la creación de una red de asistencia social donde alojar y atender menores de edad carentes de amparo filial.

Acogedor y confortable el sitio, tiene una matrícula de 11 niños y adolescentes, y cuenta con 16 áreas (portal, sala, seis cuartos, tres baños, cocina, comedor, lavandería y patio interior), repartidas en dos plantas.

En él los bisoños sueñan con el futuro y agradecen la posibilidad de vivir en la nación cubana, cuya prioridad es garantizar el bienestar de los de menor edad y su óptimo desarrollo.

Felicidad Multiplicada

Historias maravillosas se entretejen en los Hogares de niños sin amparo familiar, espacios con una obra humana inmensa, que en ocasiones no se advierte en toda su dimensión, porque la cotidianidad las hace parecer normales.

En Granma existen otras dos instituciones de este tipo; una de ellas en la ciudad costera de Manzanillo, también para niños de ocho a 18 años, y la otra en la capital provincial, para infantes de cero a siete.

Estos “Hogares” evidencian que las garantías de la educación, la salud, el bienestar y la vida misma constituyen derechos para todos los nacidos en la Mayor de las Antillas.

Bajo ese precepto, niños y adolescentes cubanos celebrarán el Día Internacional de los Derechos Humanos, mientras en otras naciones millones de infantes tienen que prostituirse para sobrevivir, o mueren por hambre y enfermedades curables.

Miles de razones tienen los hijos de esta tierra antillana para festejar, no obstante la felicidad no será completa en tanto hayan príncipes enanos sufriendo en el mundo.

La celebración data de 1950, cuando la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) invitó a todos los estados miembros y a las organizaciones interesadas a que asumieran el 10 de diciembre de cada año como Día de los Derechos Humanos.

Etiquetado con:

Acerca del Autor

Darelia Díaz Borrero
Darelia Díaz Borrero

Licenciada en Periodismo Darelia Díaz Borrero, egresada de la Universidad Oscar Lucero Moya, de Holguín, en el 2012. Trabajó como redactora reportera de prensa en la Agencia de Información Nacional (AIN) entre 2012 y 2015, cuando comienza a laborar en la televisora CNC, de la provincia de Granma. Sus trabajos han sido replicados en disímiles medios provinciales y nacionales de prensa. Actualmente colabora con el periódico Granma.

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *