Estación Experimental de Jucaibama registra nueva variedad de melón castilla

Comparte
FOTO Tomada de internet
FOTO Tomada de internet

La Estación Experimental Agrícola de Jucaibama, ubicada en carretera Mabay, y perteneciente al Instituto de Investigaciones Agropecuarias Jorge Dimitrov, de Granma, registró una nueva variedad de melón castilla.

“La variedad, denominada Dimay, posee un fresco aroma y cuenta con estudios en la industria láctea, específicamente para la producción de helados, con resultados favorables”, aseveró el Máster en Ciencias Agrícolas Eduardo Manuel Tamayo González, investigador auxiliar y director de la Estación Experimental agrícola de Jucaibama.

Actualmente se trabaja por generalizar la producción de esta variedad para comercializarla en el mercado en frontera, en hoteles de la cadena turística de la región oriental, no solo en el polo turístico de Pilón, sino en las provincias de Holguín y Santiago de Cuba.

Según la página digital Ecured, el melón es una planta herbácea de tallos rastreros perteneciente a la familia de las cucurbitáceas. Se cultiva por su fruto, una baya de temporada veraniega con un gran contenido de agua y de sabor dulce.

Es una fruta típica de verano que se caracteriza por ser sumamente fresca y deliciosa presentado propiedades medicinales muy saludable para la salud humana, se cultiva prácticamente en todos los lugares del mundo que posean un clima cálido y poco lluvioso.

Mientras, el periódico 5 de septiembre destaca en su versión digital que en Cuba las variedades más comunes de melones son el llamado de agua y el de Castilla.

“Entre las propiedades de la fruta está la de ser un gran neutralizante de la acidez, es laxante y diurética. No tiene contradicciones; eso sí, debemos consumirla fresca y madura y sin acompañarla con verduras o legumbres. Tampoco debe ingerirse como postre, por lo anteriormente dicho en cuanto a la combinación con otros alimentos.

“Algunos especialistas la aconsejan para aquellas personas que tienen insuficiencia hepática y renales, por lo que se ha ganado el nombre de “la fruta del riñón”, destaca el diario.

Hay quienes le atribuyen al jugo buenas propiedades antipiréticas. También dicen que ayuda a limpiar tejidos y la sangre, y por su parte aumenta la leche a las madres lactantes.

Con la corteza, después de quitarle la cáscara, puede hacerse un delicioso dulce en almíbar. Para ello siga los mismos pasos que si fuera con la masa de la frutabomba.

Anaisis Hidalgo Rodríguez

Colaboradora en temas de Ciencia y Técnica, medio ambiente y otros temas del sitio www.cnctv.icrt.cu. Periodista del semanario La Demajagua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *