Periodismo actual: por el reflejo de lo cotidiano

“¡Oiga, es verdad porque lo escuché en la radio!..”-dice el vecino en alta voz al señor con guayabera que le sigue en la cola del pan. “Así fue, yo lo vi hoy por la televisión”, apunta la señora que se ubica dos turnos detrás del primero.

Los medios de comunicación locales están llamados a hacer un periodismo más cercano a sus públicos, que refleje la realidad circundante con una mirada crítica de los procesos sociales.

Sin embargo, son varios los factores que inciden en las rutinas productivas del medio hasta la devolución del producto comunicativo. Para el logro de una agenda efectiva deben complementarse las necesidades informativas de los públicos, los intereses mediáticos en justa coordinación con las proyecciones políticas y gubernamentales de la provincia y del país.

Este fenómeno no es nuevo y va aparejado a la responsabilidad social de la prensa como justa mediadora entre los intereses estatales y el pueblo. Pero la mayoría de las veces la balanza se inclina hacia las necesidades institucionales y le resta espacio a aquellos temas con los cuales el público se siente más identificado.

El espectador agradecerá también el uso de otros elementos que enriquecen el lenguaje audiovisual, dígase el periodismo de datos, el trabajo con infografías que ofrecen una mayor panorámica del tema en cuestión y además de dinamizar el discurso periodístico, eliminan el cifrismo del cuerpo del texto.

Ante un hecho noticiable es invariable el estilo informativo, sin embargo, existen temáticas que exigen del ingenio y la creatividad del periodista para contar historias a través de imágenes, necesarias para crear mayor empatía con la teleaudiencia.

En televisión, el ejercicio de la crítica y la opinión es condición indispensable para la formación y desarrollo de los públicos, contribuye a la libre circulación de la información y a la necesaria retroalimentación entre estado y sociedad. De ahí que debamos fomentarlo más en nuestros espacios mediante comentarios y reportajes, con el tratamiento preciso de datos e investigación previa.

Quizás el periodismo ciudadano, por política informativa, aun no logre insertarse en las televisoras comunitarias, pero cada día se validan los públicos no solo como receptores sino como productores también de mensajes. Esto permitirá ganar más en inmediatez y atraer más visitas a nuestras plataformas digitales, un público al que también debemos llegarle con el mismo compromiso que le profesamos a un medio de prensa tradicional.

A fin de cuentas, depende de nosotros llevar a las pantallas el sentir del pueblo por medio de diversos lenguajes. Somos los que decidimos humanizar la noticia y aislarla del frívolo cifrismo, y retomar los bríos de un periodismo revolucionario que ilustra y analiza los cambios y oportunidades que se generan en la sociedad cubana.

Con ese periodismo defendido por profesionales con pleno dominio del contexto e imagen en concordancia con el quehacer que difunden, lograremos que vecinos, trabajadores, amas de casa se identifiquen con el canal comunitario y se escuche nuevamente la referencia: “¿Llegaste a ver el noticiero ayer?, qué buen material, ven que te comento”.

Arianna Corona

Licenciada en periodismo por la Universidad de Holguín (2013). Laboró como redactora-reportera de prensa y presentadora de noticias en CMKX Radio Bayamo. Actualmente jefa del grupo de redactores y reporteros en CNCTV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *