Caguairán de follaje rebelde

Por: Yelandi Milanés

FidelEvocar su nacimiento deviene acto tradicional y festivo. Toda Cuba se moviliza para celebrar su cumpleaños porque en él está el origen de muchas de nuestras alegrías y logros.

Resulta difícil hablar de este archipiélago sin mencionarlo, porque nuestra historia ha sido otra desde que el heroico Ejército comandado por él, nos regaló la verdadera libertad y logramos construir, sin incómodas intromisiones, nuestro destino.

Ese gran hombre, atrevido e impetuoso, fue tildado de loco por emprender las arriesgadas empresas del Moncada, el Desembarco del Granma y las acciones de la Sierra Maestra… pero en esos y otros lances importantes ha demostrado sobrarle cordura y capacidad, para evidenciar la miopía de aquellos que le juzgaron erróneamente.

Su figura histórica no menoscaba la naturalidad, sencillez y modestia asumidas en su prolífica vida, aún cuando sabe que muchas de nuestras proezas deportivas, educacionales y sanitarias llevan su impronta y desvelo.

Ese gigante moral desafiante de tempestades y ciclones ha sabido inspirar confianza a este pueblo en esos y otros terribles momentos, pues su alentadora presencia es como una luz en medio de la oscuridad.

Su nombre preside innumerables consignas como símbolo de cubanía y rebeldía. Su ejemplo despierta respeto y admiración aunque solo se le llame, por petición personal, compañero Fidel.

Nuestro territorio le recuerda entrañablemente por encontrarse muy ligado a la historia local. Aún puede rememorársele recorriendo la provincia, inaugurando obras, discursando en Buey Arriba y Guisa, montañosos lares que constituyeron -en otros tiempos- trincheras políticas y militares de la causa emancipadora.

Todavía retumban y guardamos con especial cariño aquellas palabras elogiosas, el 26 de julio de 2006, sobre nuestro maravilloso quehacer, porque todo lo que de él proviene genera orgullo y satisfacción.

Su grandeza humana continúa, tras 90 años transcurridos, simbolizando al fuerte Caguairán bajo cuya sombra crecen y anidan, 11 millones de cubanos.

Acerca del Autor

Yelandi Milanés
Yelandi Milanés

Licenciado en periodismo en la Universidad de Oriente. Labora en el semanario La Demajagua.

Artículos Relacionados

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *