Cubano disfruta oro olímpico en lucha y admite que todo fue fácil

20160814RMR_02

El combate por la medalla de oro ante el japonés Shinobu Ota ya es historia, y el cubano Ismael Borrero disfruta su título olímpico en la lucha grecorromana como si todo hubiera sido como coser y cantar.

En declaraciones exclusivas a Prensa Latina aseguró que luego de avanzar a la final, en esas horas de espera por la pelea decisiva no se piensa nada y solo se aguarda por el momento final.

No se habla de nada, no se trazan estrategias, porque se sabe que tienes que salir ahí -y apunta al colchón- y hacer lo que sabes, lo que te dijeron siempre los entrenadores, advierte.

Siempre estoy tranquilo y en esos momentos más. No es hora de analizar nada ni de hacer planes, comenta en tanto enfrenta a un ejército de periodistas, necesitados de algún detalle sobre el combate, de algo que sirva para armar el reporte del día y justificar su estancia en Río de Janeiro.

Responde siempre con amabilidad, con sonrisas y hasta bromea, como si en lugar de una jornada de combates camino al título olímpico, solo hubiera caminado por su Santiago de Cuba natal y se encontrara con los amigos de siempre, los chicos de la escuela, que lo ven ahora como un ídolo.

Recuerda a su madre y le agradece por la formación que le dio y advierte que después de los Juegos toca descansar, solo descansar sin pensar en nada más, porque los meses anteriores fueron duros.

Mientras, uno de los entrenadores de la escuadra nacional de lucha de Cuba, Pedro Val, revela detalles del trabajo con el campeón olímpico y como lo preservaron para la lid de Río de Janeiro, luego de continuas molestias en uno de sus hombros.

El secreto estuvo en cuidarlo de las molestias, que hiciera bien el peso y pudiera competir en las condiciones que lo ha hecho, comentó Val en exclusiva con Prensa Latina.

Según el entrenador, que acumula una vasta hoja de servicios, Borrero hizo un gran torneo y lo ratificó con la victoria en la final ante el japonés al ganar por superioridad técnica.

Cumplió muy bien las indicaciones de que tratara de marcar puntos en el primer tiempo, sobre todo en la posición de cuatro puntos, en la cual fue implacable durante toda la jornada, a pesar de que el propio luchador advirtió que se siente mejor en el combate de pie.

La medalla de oro de Borrero fue la primera de Cuba en los Juegos Olímpicos, luego de un par de jornadas en la cual tres boxeadores se perdieron la oportunidad de luchar por el título.

Cuba tiene cifradas otras esperanzas de medallas en la lucha grecorromana, con el abanderado de la delegación, Mijaín López, quien verá acción mañana en la división superpesada.

 

Síganos en las redes sociales:

Deja un comentario

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
Follow by Email