Resaltan tradiciones manzanilleras en apertura del carnaval

Comparte
La gala cumplió las espectativas de un pueblo como el manzanillero. / Foto: Roberto Mesa Matos
La gala cumplió las espectativas de un pueblo como el manzanillero. / Foto: Roberto Mesa Matos

MANZANILLO.- Un bello y elegante espectáculo desbordado de colores, música, alegría y fuegos artificiales, donde se resaltaron las tradiciones y cultura abrió aquí el carnaval 2016.

La gala, una de las mejores desde el punto de vista artístico de los últimos diez años, cumplió con las expectativas de un pueblo como el manzanillero, exigente con semejantes eventos por la repercusión social que ellos encierran.

El escenario de la plaza de la cultura La Concha lució hermoso con las réplicas de la Glorieta, símbolo arquitectónico de esta costera ciudad, y los alrededores del parque Carlos Manuel de Céspedes, en el que se recreó historias de encuentros amorosos y juveniles de las décadas del 60 al 80 del siglo pasado.

Al realce del espectáculo inaugural del Rumbón Mayor 2016 en Manzanillo contribuyó además la profesionalidad de los bailarines del territorio, las orquestas Convergencia y Estudio Dos, y los solistas Bernardo Antonio, Yudia del Castillo, Yailé Aviles, Damaris Diéguez, el dúo de Katia y Karelia Naranjo.

Como no puede faltar en este tipo de eventos, la risa la garantizaron las actuaciones Yerlín Pérez en su personaje de Arturita; Víctor José Rojas Hernández (el Primo de Guisa); Rewel Remedios (Lindoro incapaz) y Leonardo Santiesteban (Maracas).

Junto a los manzanilleros y manzanilleras compartieron el espectáculo el integrante del Comité Central del Partido y su primer secretario en Granma, Federico Hernández Hernández; Manuel Sobrino Martínez, presidente del Gobierno en están oriental provincia, y Calixto Santiesteban Ávila y José Enrique Remón Domínguez, principales autoridades manzanilleras.

“El esfuerzo y tesón del pueblo merece el premio de esta fiesta que con satisfacción hemos preparado. Celebraremos unas jornadas de festejos populares con larga tradición social, en días en que el júbilo debe ir acompañado de la disciplina social, las buenas costumbres y el sano sentimiento de alegría.”

“El carnaval es historia, tradición y jolgorio de pueblo, disfrutémoslo a plenitud y que una vez más realce como la fiesta más trascendente para nosotros y quienes nos visitan por estos días”, afirmó en las palabras de apertura Remón Domínguez.

Conga, muñecones, bailarines y cantantes se unieron en el escenarios para entre fuegos artificiales poner cierre musical a una gala que sobrepasó las dos horas de duración y perdurará entre los manzanilleros como una de las mejores de los últimos años.

Desde hoy, el Rumbón Mayor manzanillero desborda cada espacio de las ciudad del Golfo de Guacanayabo al ritmo de congas, songón, agrupaciones musicales, el desfile de las carrozas, comparsas, paseos, muñecones y talúas, en una fiesta gigante que no parará hasta el próximo domingo.

Aquí el carnaval es orgullo y más que divertimento, tradición compartida por lugareños y visitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *