La grandeza de Ciro Silvino Licea

Comparte

En medio de todo el vendaval informativo que produce un evento meteorológico no hemos acentuado un acontecimiento acaecido en el estadio bayamés Mártires de Barbados.

Ciro-SilvinoAllí, bajo un sol que rajaba las piedras y los aplausos de la afición, se retiró oficialmente del béisbol un lanzador imprescindible en la historia de nuestras series nacionales: Ciro Silvino Licea González.

No es un hecho cualquiera. Ciro es el quinto lanzador con más victorias de por vida en nuestros clásicos, con 208, un número que se escribe fácil pero que solo han superado colosos como Pedro Luis Lazo, Carlos Yánez, Jorge Luis Valdés y Braudilio Vinent.

Este hombre, nacido el 28 de noviembre de 1975 , oriundo de El dátil, es además, el tercero con más entradas de actuación y se ubica entre los primeros cinco en lechadas.

Ciro se inició a los nueve años en la pelota y en sus años de principiante jugó el campo corto, posición con la que llegó a integrar el equipo Cuba en diferentes categorías. Su abrazo asombraba a los técnicos; por eso en 1993, por recomendaciones de los entrenadores, pasó a ser lanzador y se mantuvo en la lomita hasta 2015, es decir ¡22 años!, un tiempo en el jamás acusó molestias en el brazo de tirar, algo extraordinario para cualquier serpentinero.

Integró varias veces el equipo nacional, por ejemplo en la Copa Intercontinental de 1997, el Mundial de 2001 y el Clásico Mundial de 2006. Estuvo como invitado en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. Recuerdo que en la Copa Jorge Fuentes le dio la bola contra el equipo de Japón en el partido decisivo y Ciro no pudo cumplir con la tarea. Al final Cuba perdió ese juego y comenzó a estigmatizarse la figura del bayamés.

Ese estigma creció en los juegos de play off, en los que no resultó un ganador. Pero, por encima de eso, él clasifica entre los grandes del montículo en Cuba. Es el lanzador granmense, con más de 2 000 entradas, con mejor promedio de carreras limpias: 3, 65.

Desde esta temporada este estelar, conocido por su número 62 en el uniforme, se desempeña como entrenador de pitcheo del equipo de Granma. Sus consejos seguramente serán muy útiles para los lanzadores bisoños. Por eso, como tituló el periódico provincial La Demajagua, “Ciro se va, pero se queda”. Se va del box, pero se queda en los corazones de todos los que vitorearon sus 208 victorias.

Osviel Castro

Licenciado en Periodismo, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba (1995). Corresponsal del periódico Juventud Rebelde en Granma. Colaborador en temas de deportivos de la CNC TV Granma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *