Sara, la heroína

Comparte

SaraLa manzanillera Sara Rosales Alarcón es un ejemplo de consagración al trabajo. Ella tuvo muchos motivos para celebrar su onomástico número 71, este 27 de septiembre.

Sara es Heroína del Trabajo de la República de Cuba, distinción que otorga el Consejo de Estado y quienes ostentan tal mérito son hombres y mujeres cuyas vidas se han forjado en el sacrificio y el amor a la labor que desempeñan.

Las madrugadas conocen del desvelo de la fémina para atender a la familia, algunos de sus miembros   con la salud debilitada por los años, e ir luego de camino hacia la Empresa Pesquera Industrial de Granma (EPIGRAN) “Andrés Luján Vázquez”, con sede en la Ciudad del Golfo, a fin de dar el extra en el procesamiento de la especie que más lo demandara.

“Un día- recuerda- hice 27 kilogramos de masa de ostión en ocho horas de trabajo cuando la norma era de solo 3 y promediaba diariamente entre 18 y 20 kilogramos”

Sara estuvo activa, laboralmente, durante 40 años, de ellos, 25 en la industria pesquera de la cual fue fundadora. La constancia y dedicación a la rutina diaria la condujeron  a distinguirse entre sus compañeros e, incluso, entre sus pares de la nación.

Quienes trabajaron a su lado, como Adelaida Cardellá, una procesadora de experiencia dicen “que ella era muy “larga” (productiva) en el pescado y en el ostión igual…donde quiera que la ubicaban se destacaba”

Still0927_00011

María Guilarte quien dirigía la sección sindical a la que estaba afiliada Sara, reconoce que “era la primera en el cumplimiento de las tareas sindicales, movilizaciones y aportes financieros”

“No demoró en ser Vanguardia Nacional y años tras años mantenía la condición- apunta Juan Montero, director de la industria– y esa fue la antesala para alcanzar la distinción que hoy ostenta”

De ese momento tan especial en su vida evoca: “Fue en un acto por el día del pescador (8 de abril) en el municipio de Niquero donde me dieron la noticia. Fue una emoción tan grande la que recibí que no sabría describirla. Después cuando Fidel me entregó la medalla hasta me subió la presión, estaba muy nerviosa porque es muy lindo y grande estar al lado del líder”

Sara es inspiración para los industriales de EPIGRAN de cuyo colectivo emergen nuevos vanguardias y heroínas del trabajo en Cuba.

María Arsenia Ortega, clasificadora de camarón cuenta que la experimentada procesadora fue siempre su ejemplo a seguir. “Algún día llego a ser lo que es ella hoy”. ¡Y lo logró!

Rosales Alarcón sentó pautas también en su accionar como militante comunista, afiliada de la Central de Trabajadores de Cuba, federada y cederista, de la cual sienten orgullo sus descendientes.

“Mi abuela – dice Iván Li- nos inspira mucho porque a todos nos gusta trabajar, ella quiere que trabajemos como lo hizo en el combinado pesquero. Ha dado la vida por nosotros y a todos nos quiere por igual”

Creadora de una numerosa familia, integrada por cinco hijos- tres varones y dos hembras, la Heroína del Trabajo de la República de Cuba vive sus días como jubilada con el orgullo de saberse saludable a los 71 años de edad y acreedora de una las más importantes distinciones del país, durante 20 años.

Valia Marquínez Sam

Periodista del Canal Golfovisión, Manzanillo, Granma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *