Noches de lujo

Comparte
Foto: Diana Iglesias
Foto: Diana Iglesias

Pueden llamarse sin temor a equívocos las dos veladas que protagonizaron el Coro Profesional y la Orquesta Sinfónica Juvenil, ambos de Bayamo, junto a las maestras Liudmila Lidieska Pérez López y María Dolores Rodríguez Cabrera directora del Teatro Lírico Rodrigo Prats de la provincia de Holguín, en las presentaciones del Concierto Noche Azul efectuados en el Teatro Bayamo los días 4 de noviembre y 22 de diciembre de 2016.

Concebido como un homenaje a Ernesto Lecuona, el más universal de los compositores y músicos cubanos, Noche Azul es el nombre además de una emblemática pieza del autor nacido el seis de agosto de 1895 en Guanabacoa. Pensada solo para voz y piano, la pieza fue orquestada por primera vez en Bayamo por el talentoso maestro Javier Millet director de la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Ciudad Monumento.

Latentes inquietudes del cantante Fernando Arturo Estrada Zaldívar junto al entusiasmo de sus compañeros del Coro Profesional de la capital de Granma y los músicos dirigidos por Millet, llevaron a vías de hecho este sueño acariciado por años.

Arturo con condiciones para la interpretación de la música lírica y evidente gusto e inclinación por esta, deviene promotor del proyecto que agradece el público con su presencia en el teatro Bayamo.

La comparsa, con más de 100 años, compuesta para piano por Lecuona fue la obertura de la noche, invitándonos a gozar detrás de esos ritmos cubanísimos reflejados con magistralidad en la partitura original, e interpretados en esta ocasión en versión orquestal con igual virtuosismo.

Se sucedieron Canto Carabalí y la zarzuela María la O también de Lecuona y las por igual de emblemáticas Salida de Cecilia Valdés de Gonzalo Roig y Salida de Amalia Batista de Rodrigo Prats. Ambos intérpretes junto al homenajeado con Noche azul forman la trilogía de compositores más importante del teatro lírico cubano.

El concierto prosiguió con una de las más famosas obras del repertorio operístico de Gioachino Rossini (1792-1868) estrenada en 1816 en el Teatro Argentina de Roma: El barbero de Sevilla, popularmente conocida por el público cubano como El fígaro. La historia versa sobre un barbero famoso y en exceso demandado por la certeza de sus cortes. Ópera movilizadora de la atención de espectadores bayameses por la versatilidad demostrada por Arturo Estrada en la interpretación.

Olieg Guerrero Frutos, se estrenó como intérprete de ópera con Ombra mai fu de Georg Friedrich Händel. / Foto: Diana Iglesias
Olieg Guerrero Frutos, se estrenó como intérprete de ópera con Ombra mai fu de Georg Friedrich Händel. / Foto: Diana Iglesias

En el intermedio el Himno de la ópera Aida de Giuseppe Verdi (1813-1910) y como revelación de la gala el cantante del Coro Profesional de Bayamo Olieg Guerrero Frutos, se estrenó como intérprete de ópera con Ombra mai fu de Georg Friedrich Händel (1685-1759).

Por cierto, el Coro Profesional de Bayamo estuvo por segunda vez en el espectáculo haciendo historia con el acompañamiento vocal exquisito, a pesar de que la distribución de la acústica no los favoreció en el segundo concierto como merecen.

Elogio aparte merecen los músicos de la Orquesta Sinfónica Juvenil, un proyecto relativamente joven pero muy dedicados, bien preparados y dispuestos a asumir retos como este, dirigidos con certeza por el maestro Javier Millet.

La frescura y seguridad que imprime el conjunto musical es tal que la caída accidental de la batuta es recibida con amplias y cómplices sonrisas, con naturalidad recogido el símbolo del dominio ejecutante y todo siguió como si nada perturbara el seguimiento melódico.

De la Orquesta y su director, Arturo Estrada nos comenta que en lo adelante para otros momentos musicales serán invitados, mérito bien ganado por la constancia y flexibilidad para el trabajo conjunto.

El Brindis de la ópera la Traviata de Verdi cerró el concierto. Obra que refiere los muchos avatares y sinsabores de los intérpretes que felices culminan brindando por el canto nuevo, quizá este brindis anuncie la posibilidad real de hacer un formato lírico en la ciudad antorcha para beneplácito de un público hasta este momento huérfano de presentaciones de artistas locales de este arte de élites, añorante de muchas Noches azules.

Y si en lo adelante cuentan con el apoyo de las autoridades de Cultura y la empresa comercializadora de espectáculos artísticos Sindo Garay de Granma, los músicos e intérpretes tienen la intención de fundar una agrupación lírica local, así como repetir similares experiencias artísticas, hechos que seguro agradeceremos para el crecimiento de la cultura.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *