Parque Granma, pulmón de la ciudad

Comparte
Foto: Rafael Martínez Arias
Foto: Rafael Martínez Arias

Los bosques, las selvas y toda extensión de tierra cubierta por árboles, favorecen la biodiversidad y mejoran la calidad del aire, por su función primordial de producir oxígeno y retener el carbono, razón por la cual han sido denominados pulmones del planeta.

Bayamo, capital de la oriental provincia de Granma, es una de las ciudades que respira aire puro gracias a una fuente natural de oxígeno ubicada al sureste del territorio, justo en la zona urbana: el parque Granma.

Con una extensión aproximada de 120 ha ocupadas, pero aun con potencial para explotar,  ese parque suburbano cuenta entre sus atractivos naturales con una amplia extensión boscosa que incluye especies como algarroba, guásima, dagame, mango, cedro, y otros maderables y frutales que favorecen el entorno.

Para potenciar las bondades naturales del parque Granma y aprovechar al máximo su condición de pulmón de la ciudad, en el pasado año fue reforestado con un promedio de cinco mil árboles, además de 30 palmas reales y cinco mil plantas de bambú.

También se creó un vivero forestal para cultivar en la misma instalación las plantas menos abundantes, como es el caso del caguairán, la jocuma, el algarrobo y el roble.

El parque Granma, como fuente generadora de biodiversidad, es el hogar de decenas de aves comunes en los campos de Cuba pero también habitan en el recinto otros animales que realzan el papel de la instalación como sede de ferias agropecuarias a nivel internacional.

Gallos de lidia y ejemplares de diferentes razas de ganado, entre los que se incluyen ocho caballos holandeses y 18 ponis, utilizados en el rodeo, las carreras de equinos y el club gallístico deportivo, son algunos de los atractivos adicionales del mencionado parque suburbano.

El parque Granma por su ubicación geográfica dentro de la ciudad de Bayamo, representa para los habitantes de ese territorio además de un ornamento, un filtro contra la contaminación y un regulador del intercambio de aire, calor y humedad con el entorno urbano.

Es también una fuente de esparcimiento que beneficia la calidad de vida de quienes se acercan ya sea en excursiones, visitas guiadas o un simple paseo por sus cercanías, debido a la provechosa y necesaria relación establecida entre el hombre y la naturaleza, que brinda sosiego y relajación.

Maité Rizo Cedeño

Licenciada en Periodismo de la Universidad de Holguín (2016). Actual corresponsal de la Agencia Cubana de Noticias en la provincia Granma. Colaboradora de nuestro sitio web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *