Alazanes, ni tristes ni derrotados

Comparte
Carlos Benítez (CUB), durante el juego entre los Alazanes de Granma y los Águilas de Mexicali, correspondiente al último juego de la fase de grupos de la LIX Serie del Caribe de Béisbol, en el estadio de los Tomateros de Culiacán, México, el 5 de febrero de 2017. ACN FOTO/Ricardo LÓPEZ HEVIA/ogm
Carlos Benítez (CUB), durante el juego entre los Alazanes de Granma y los Águilas de Mexicali, correspondiente al último juego de la fase de grupos de la LIX Serie del Caribe de Béisbol, en el estadio de los Tomateros de Culiacán, México, el 5 de febrero de 2017. ACN FOTO/Ricardo LÓPEZ HEVIA/ogm

por Pavel Otero

Los Alazanes de Granma finalmente ocuparon el cuarto lugar en la Serie del Caribe que terminó en la noche del miércoles en Culiacán, México. Pero ustedes coincidirán conmigo que ese cuarto lugar no dice mucho, e incluso es injusto que trascienda en la historia como el resultado final de un equipo que brilló y peleó muy fuerte hasta caer.

A pesar de la derrota del martes, he escuchado cientos de elogios para los Alazanes de Carlos Martí, y me atrevo a asegurar que hace rato este pueblo no hablaba bien de un equipo cubano de béisbol después de una derrota en eventos internacionales.

Sin ánimos de comparar, creo que esto no pasaba desde el primer clásico mundial. A veces incluso hasta ganando, se hablaba mal del equipo cubano. Ahora no fue así. Los Alazanes enamoraron a este pueblo y nos devolvió la pasión que sentimos los cubanos por este deporte.

No acostumbro a emplear términos bélicos para estas competencias porque pienso que el deporte no es una guerra, pero en esta ocasión, me permito una licencia para decir que nuestros Alazanes cayeron peleando como el más valiente de los guerreros.

Por cierto, el equipo llega hoy a la Patria mañana en horas de la noche. No vengan con las caras tristes, ni se avergüencen por haber perdido, que este pueblo sabe de pelota y reconoce cuando un atleta nuestro luce bien. Regresen con la frente en alto que aquí los vamos a recibir con la misma alegría que los despedimos.

Y a Carlos Martí, un mensaje, ensille bien su corcel, que ahora se avecina el compromiso más importante en su experimentada carrera, y con lo que acaban de hacer los Alazanes, este pueblo revivió ahora ciertas esperanzas perdidas para el Clásico Mundial del mes que viene.

granma-serie-del-caribe-1-580x385

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *