Aplican medidas alternativas para la sequía en la cosecha de arroz en Granma

Comparte
Captura de video

Algunos campos de Granma no se sembraban de arroz desde hace tres años, respondiendo a la rotación de cultivos, y a la falta de agua  entre otros problemas.

Hoy estas tierras son prioridad. La recuperación de obras hidráulicas decidirá en la cosecha del arroz en la provincia mayor productora del grano en Cuba.

Se trata de acciones relacionadas con el montaje de hidromecanismos, sistemas de riego, drenaje y mejoramiento de viales en zonas que podrían responder a parte de la demanda de siembra del territorio granmense.

“Pensamos recuperar un nivel de áreas ascendente a las 2 mil hectáreas con aguas reutilizadas.  Eso lo hicimos el año pasado y dio un buen resultado”, explica Odisnel Traba, Director de Técnica y Desarrollo de la Empresa arrocera Fernando Hechenique.

Aquí está planificado producir unas 58 mil toneladas de arroz consumo.  Seguir de cerca cada una de las etapas del cultivo es decisivo en el incremento de los rendimientos, el mayor reto de la campaña.

La reparación de secaderos y molinos forma parte de la urgencia del sector.

“Hoy estamos limitados fundamentalmente por la parte de laminado, y la tornillería, de las unidades de molinería que son fundamentalmente de procedencia brasileña, que no podemos fabricarlos aquí en el país”, nos comenta Yonel García, Director Industrial de la Empresa arrocera Fernando Echenique.

Procesos inversionistas aumentarán la capacidad de almacenaje con nuevos silos.

También en los talleres las máquinas cosechadoras se alistan para la contienda que comenzará en  breve tiempo.

“Por ejemplo, hemos estado adaptando a dos máquinas dos motores, que eran la dificultad mayor que teníamos, y hoy también se nos dificultan las tejas

Más de 15 mil hectáreas se dejarán de sembrar en las dos empresas arroceras granmenses por la sequía.  Aún así se aplican medidas para reutilizar  el agua, se mejoran los sistemas de riego y los canales deteriorados.

En varios municipios del territorio se priorizan las acciones alternativas para salvar las siembras, y la cosecha, aún en zonas altas o de poca disponibilidad de agua.

La transformación de los lotes es permanente, toda vez que aquí se produce arroz para todo el oriente cubano.

Lizet Márquez Gómez

Máster en Ciencias de la Comunicación. Licenciada en Periodismo (1994), Universidad de Oriente, Cuba. Trabaja como corresponsal en la provincia de Granma del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =