Más que una cuestión de suerte

Comparte
Foto: Maité Rizo

Cuando la pequeña Magda nació, una señora se acercó a Dayaris y le dijo: esa niña te traerá suerte en la vida, ella la miró un poco escéptica porque la palabra “suerte” suena muy lejana cuando tienes tres hijos y vives en un cuarto en la casa de tus padres.

Pero a solos dos meses del místico encuentro, Dayaris Moreno Cedeño y su esposo, recibieron la noticia de que el Estado Cubano les asignaría un subsidio de 90 mil pesos para construir una vivienda.

La nueva casa tiene 25 metros cuadrados, comenta su esposo David Barroso Martínez, e incluye una habitación, baño interior, cocina y “nos aprobaron construir otro cuarto, además nos queda la placa libre para hacer ampliaciones”.

Había una vez en la historia…

Dayaris Moreno, maestra de profesión, cuando decidió casarse e incrementar su familia, convirtió un cuarto de la casa de su madre en un espacio habitable para cinco personas, debido a la falta de recursos para crear una vivienda propia.

La situación a veces era un caos, confiesa. Sus hijos de dos, nueve y 12 años, respectivamente, tenían que jugar a esconderse cuando llovía porque las goteras invadían el local.

Los salarios de ella y de su esposo solo alcanzaban para cubrir las necesidades básicas de los cinco, pero ni soñar con construir o comprar una casa. Sin embargo, una fuerza superior a la suerte cambió la realidad de esa familia.

Emiliano Infante Reyes, vicepresidente del Poder Popular en el municipio de Buey Arriba, explicó a este medio que en el montañoso territorio fueron valorados 96 casos de madres con tres o más hijos, y hasta el momento se entregaron los subsidios a 50 mujeres.

Agregó que el país puso a disposición del territorio poco más de cuatro millones de pesos para mejorar las condiciones de vida de esas familias. El gobierno local les asigna los materiales necesarios para construir casas de placa, con baño interior y cubre también los gastos de transportación y mano de obra.

Nuevo toque de suerte

Las medidas en beneficio de las madres con tres hijos o más continúan en ascenso, con el objetivo de fomentar la maternidad en un país que envejece de forma acelerada.

Entre las nuevas disposiciones se encuentra un nuevo tratamiento para el pago por los servicios en los círculos infantiles y seminternados a las madres con dos o más hijos; así como la extensión a los abuelos trabajadores del cuidado de los infantes hasta su primer año de vida.

Foto: Maité Rizo
Foto: Maité Rizo

Maité Rizo Cedeño

Licenciada en Periodismo de la Universidad de Holguín (2016). Actual corresponsal de la Agencia Cubana de Noticias en la provincia Granma. Colaboradora de nuestro sitio web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *