Antena es lo mejor

Comparte

Así dijeron mujeres, hombres, jovenes, niños, ancianos del Zarzal, en el municipio de Bartolomé Masó Márquez, en plena Sierra Maestra,  al concluir la jornada de trabajo del proyecto sociocultural comunitario Mi familia en antena, que este viernes 28 de abril estuvo por esos lares compartiendo alegría, salud, bienestar, prosperidad y futuro.

Y es lo mejor porque el equipo llega porque sí, no importa lo incómoda de la guagua, pequeña, calurosa y de asientos muy deteriorados. No importa cuan lejos esté la gente que necesita ese apoyo diverso y cercano, y qué difícil o empinado sea el camino. A todos llega Mi familia en antena con el mismo interés de darse, de reconocer en la gente sencilla a la familia que ha constituido a través de la radio.

Familia que espera con ansias para conocer de cerca a quienes de lunes a viernes por una hora radial se convierten en asesores, consejeros y cómplices del día a día de amas de casa, abuelas, padres, agricultores y jóvenes. Por eso esperaron frente al Bar El cafetal para dar la bienvenida.

El saldo de esta última incursión por lo más intrincado de la geografía granmense, son más de 200 consultas médicas, entre  especialidades como neonatología, hematología, máximo facial y gastroenterología propias de servicios hospitalarios, que el proyecto acerca a las comunidades, además de las habituales de dermatología, psiquiatría, psicología, pediatría, ginecología y medicina tradicional.

La alegría y sobretodo la esperanza fue trazada hoy, cerca de una decena de pacientes disponen en sus manos de indicaciones para iniciar procesos quirúrgicos en las especialidades de máxilo facial, oftalmología  y dermatología. Se les hace difícil por la edad, la lejanía  y lo agobioso del transporte entre la zona rural y las ciudades que disponen de estos servicios (Bayamo y Manzanillo) resolver estos problemas de salud.

Otro tanto ve mejor el camino que conduce a sus viviendas, el brillo de los ojos de sus familiares y hasta se aventuraron a leer en las pequeñas grafías de una receta médica, Mi familia en antena les acercó el oftalmólogo para el diagnóstico de afecciones oculares, la optometrista por si necesitan espejuelos y si es positivo, también el servicio de óptica. Y para alivio de males y dolores la medicina tradicional, la de los sabios.

Decenas de niños recibieron las palabras mágicas: por favor, permiso, disculpe;  en la canción compuesta por Fernando Revé, fotógrafo del equipo devenido promotor de salud. Y si de salud podemos seguir hablando en este proyecto, nadie quedó ajeno a las charlas para evitar infecciones de transmisión sexual, enfrentar el alcoholismo, mejorar la convivencia familiar, asegurar la vida o aprender algo más acerca de la energía y su uso dentro del hogar.

Compuesto por mil trescientas personas, el Zarzal es un pueblo con identidad fundacional de lo que es hoy el municipio Bartolomé Masó Márquez, por eso sus niños y niñas muestran con orgullo el círculo de interés de historia de la comunidad, asentamiento primigenio de las fértiles vegas de tabaco, rubro que poco a poco fue sediento la primacía a la caña de azúcar, principal renglón económico del territorio.

Un cine, cafeterías, policlínico de atención primaria de salud, farmacia, una plaza y parque, tienda de productos industriales, cooperativa de créditos y servicios, escuela primaria con un centenar de niños y niñas, dulcería y pronto una tienda para expendio de productos varios en moneda convertible, son las instituciones sociales y económicas de Zarzal, pueblo distante unos 3 kilómetros de la cabecera municipal.

Autoridades y pueblo quedan felices, los miembros del proyecto satisfechos  de ver rostros alegres, a la espera de un segundo encuentro, este ya estaba prometido hace algunos meses. Mi familia en antena volverá a su carga el próximo 19 de mayo, esta vez hacia la comunidad de Frío de Naguas, en el propio municipio de Bartolomé Masó.

Es una provechosa manera de celebrar los ocho años de proyecto comunitario y los 25 en el aire con el programa En Antena de Radio Bayamo, sin dudas, uno de los preferidos de la familia granmense, o como suelen decir: lo mejor.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *