Los peligros de Control-C y Control-V

Comparte

Las combinaciones de teclas Control-C y Control-V constituyen las preferidas de muchos alumnos. “Son el mejor invento de la historia”, “me permiten hacer dos trabajos finales en menos de un día” y “qué sería de nosotros sin ellas”, son expresiones que escucho con frecuencia.

La posibilidad de trasladar con rapidez contenidos de un libro digital o de Internet a un documento de Word y realizar un resumen de lo más importante es favorable para obtener una fuente con mayor riqueza, pero ese compendio jamás deberá ser presentado como resultado del conocimiento propio.

Resulta lamentable que alumnos de todas las enseñanzas, incluidos los universitarios, a veces solo reproduzcan criterios de otras personas y expresen pocas opiniones propias en trabajos finales.

Algunos, merecen una medalla olímpica en el deporte del “copia y pega”, pues ni los profesores más exigentes los han descubierto jamás.

Cambiar el orden de las palabras y el tiempo verbal, buscar sinónimos e incorporar vocablos “mágicos”, como “pienso” y “considero”, que parecen el inicio de una reflexión, son técnicas de muchos.

He leído o escuchado trabajos evaluativos en los que no aparece ni una cita referenciada, aun cuando es obvio que el ponente no estuvo en las guerras santas de los Templarios franceses, en las luchas independentistas en Cuba, ni en uno de los casamientos de Einstein.

He presenciado exposiciones, en eventos científicos, merecedoras de un premio, no por constituir investigaciones profundas con grandes aportes, sino por ser excelentes resúmenes de libros y artículos de la red de redes.

Recuerdo la etapa en la Universidad, cuando algunos eran declamadores, pues solo repetían textos de científicos, másteres y doctores, lo cual es favorable para enriquecer las exposiciones y demostrar la revisión bibliográfica en el proceso investigativo, pero no debe predominar.

Poco a poco, esa realidad cambió y los seminarios, talleres y clases en general fueron fuente de profundos debates, con análisis del pasado y la actualidad, lo cual contribuyó a un mayor conocimiento.

Lo mejor es contrastar fuentes, aprehender los saberes de otros, sacar conclusiones personales y hacer aportes, e incluso, contradecir los planteamientos de algunos autores, con ética, responsabilidad y suficientes argumentos.

La inteligencia de quienes están en las aulas es indiscutible, y solo la pereza y costumbre de ser finalistas evita lograr mejores investigaciones.

Hoy, Control-C y Control-V “ayudan”, pero mañana podrían causar daños. Sin embargo, estudiar, polemizar, analizar y aprovechar el tiempo al máximo proporcionan una evaluación prominente en las asignaturas y también en la vida.

Comprendamos que cuando copiamos y pegamos informaciones sin razonar, no aprendemos y, quizás, en el futuro se derrumbe un edificio diseñado por nosotros,  nuestros alumnos se rían, porque las clases no tienen calidad o no recetemos los medicamentos más adecuados

Yasel Toledo Garnache

Yasel Toledo Garnache

Es egresado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. Miembro del ejecutivo de la UPEC en Granma. Ganador de la beca nacional de creación Caballo de coral, por el proyecto de libro de cuentos La Remodelación, y de otros concursos literarios. Corresponsal-Jefe de la Agencia Cubana de Noticias en Granma. Colaborador de las revistas Ventana Sur y Alma Máter, el suplemento La Campana y de sitios digitales como la AHS.cu, y CNC TV. Autor del blog Mira Joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eighteen − 12 =