Silvina y la danza

Comparte

La Premio Nacional de la Danza Silvina Fabars compartió en la primera noche del Tercer Evento Internacional de Danza Tiempo de tres en un espacio, con el público y los jóvenes artistas invitados al evento.

Silvina Fabars Premio Nacional de Danza 2014. Foto: Captura de video CNCTV

En la noche de apertura del Tercer Evento Internacional de Danza, Tiempo de tres en un espacio, en el Teatro 10 de octubre de Bayamo,  hubo estreno de la compañía Grandanza anfitriona del evento, coctel de bienvenida e inauguración de una exposición fotográfica, pero lo más trascendente de la noche fue la conversación con la maestra Silvina Fabars, Premio Nacional de la Danza 2014.

Sentada en el escenario repasó en voz alta la historia de la danza en Cuba y su historia personal con interesantes y breves conclusiones.

Agradeció a la Revolución la posibilidad de poder estudiar hasta el nivel universitario, y de que Cuba fuera hoy un país donde su pueblo podía estudiar, a diferencias de muchas partes del mundo donde el arte es exclusivo de las élites poderosas.

Confesó que nació en Realengo 18, un lugar de campo de la provincia de Guantánamo, que llegó solo a segundo grado y con esos conocimientos tuvo que alfabetizar en 1961 a muchos campesinos iletrados.

Con desenfado y sencillez orientó a los más jóvenes bailarines que la escucharon atentos, sin aleccionarlos, a aprovechar lo más bonito que tiene Cuba, dijo, y es la posibilidad de estudiar, de aprender según las aptitudes individuales.

Entre los propósitos de su extensa vida de más de siete décadas se encuentra aún  diseminar, dar a conocer la cultura cubana por el mundo y alertó la necesidad de estudiar el folklor con profundidad.

La primera bailarina del folklórico nacional precisó la fortaleza de la cultura cubana, centrada en su música, en el ritmo, en las manifestaciones artísticas auténticas como la danza, la literatura, el teatro, y el reconocimiento que tienen en todo el orbe.

El cubano es el rey del ritmo, lo dice sin medias tintas, no hay que envidiar nada a nadie en materia de melodías, y esto presupone una gran ventaja creativa, asegura Silvina que a recorrido el mundo dando clases de danza y sirviendo como jurado en prestigiosos concursos.

Por último alabó el empeño de Grandanza y su director Félix Carballo  e instó a todos los jóvenes  bailarines allí presentes a cuidar y depurar la técnica danzaría, a estudiar y superarse para ser buenos artistas.

Convocada por el tema, palmeó los ritmos básicos para quien comienza en la danza, que son universales, asegura, y decidida se irguió con elegancia y demostró cómo aún baila con gracia y sabrosura, la danza que lleva en la sangre desde niña.

Sin protocolos se dejó fotografiar junto a los muchachos de las compañías invitadas al evento Tiempo de tres en un espacio, compartió con periodistas, coreógrafos, organizadores y desde este día  y hasta el domingo próximo se le podrá ver en Bayamo, alentando el buen desarrollo de la danza cubana y universal.

 

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *