Bailar es mi vida

Comparte
María Nela lleva más de sesenta años dedicados a la enseñanza de la danza. / Foto cortesía de la autora

Lo dice rotunda y bailando, rodeada de niños y niñas que con ella sienten el goce de seguir una tradición, una de las más populares en Bayamo: las comparsas y las congas del carnaval.

María Nela Martínez Núñez no representa la edad que ha vivido, su cuerpo es ágil, flexible, y su voz firme y segura. Les enseña cada tarde a las niñas cómo mover con gracia las caderas, los hombros y a los varones cómo mantener la elegancia, la soltura en las piernas para que todos los cuerpos armonicen junto a la música.

Más de sesenta años dedicados a la enseñanza de la danza no es poco tiempo en la vida. Aunque ya se jubiló como instructora de arte de danza en la Casa de Cultura 20 de octubre de Bayamo sigue prestando sus valiosos servicios para las fiestas del carnaval y es el alma de la comparsa Los guaracheros de San Juan.

Trabaja con un equipo joven, hay que guiarlos, me dice, convencida de que la juventud tiene ideas frescas y muy buenas pero hay que ser perseverantes, no decaer, apunta convencida de que del esfuerzo del día a día dependen los logros.

Dice sentirse fuerte, no es necesario que lo repita, es incansable va de aquí para allá y de allá para acá por en medio de los bailarines, ella misma demuestra con sus movimientos la cima a alcanzar en la técnica danzaria.

Lleva cincuenta años con esta comparsa, rememora sin atisbos de nostalgia, se siente viva, también dejó su huella en las comparsas conocidas por los nombres de sus principales directores: de Boris, de Miguelito, la infantil.

Ha trabajado como directora artística junto a estos experimentados, algunos ya no están en este mundo, pero ella no olvida las enseñanzas. Opina que lo que no puede faltar en una comparsa es cubanía, desde la selección de los temas, las ejecuciones, el vestuario.

Este año irá al frente de la comparsa Los Guaracheros de San Juan, a la que ha dedicado buena parte de su vida, entre las niñas su nieta Amelia, la mira tierna y explica lo importante de que la infancia baile y cante, sepa del arte porque eso los hará mejores personas y profesionales.

Dice que el barrio San Juan siempre fue de gente muy decente pero mandaban a sus hijos e hijas a bailar en la comparsa, muestra de un sentimiento de pertenencia a la comunidad muy fuerte.

Por sus manos de profesora pasaron decenas de profesionales que hoy acompañan a sus nietos en esta nueva aventura.

Se siente feliz y ansiosa, el futuro está aquí en sus manos, formándose, ya les tomaron las medidas para los trajes, es señal de que avanza el proceso, quedan pocos días, hay que ensayar duro y ser los primeros, es lo que merecemos, dice y se mezcla con sus colegas que la asisten y los niños y vuelve a bailar alegre.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *