Otra vez entre sueños y pupitres

Comparte
Estudiantes en un aula del Instituto Preuniversitario Urbano Guillermo González Polanco, en el inicio del curso escolar 2017-2018, en el municipio de Guisa, en la provincia Granma, Cuba, el 4 de septiembre de 2017. ACN FOTO/Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/sdl

Bayamo, 4 sep (ACN) Miles de alumnos llenan otra vez de colores y alegría las escuelas. Atrás quedan las vacaciones y los viajes frecuentes a la playa, pues del otro lado de la puerta, se abre el mundo de pizarras, tizas, pupitres, y hermanos grandes que convierten la enseñanza en uno de sus amores.

   Niños, adolescentes y jóvenes vuelven al mar de cálculos y ecuaciones matemáticas, composiciones, fechas y batallas en la historia, particularidades de la contemporaneidad… y muchos sueños.

   Desde este lunes observamos otra vez las imágenes cotidianas de estudiantes sonrientes, con sus uniformes y libros, con su andar pausado o apresurado hacia los centros docentes. Van en bicicletas o a pie, con amiguitos, padres o abuelos, todos con la suerte infinita de vivir en una nación donde estudiar gratuitamente es un derecho.

   Más de 131 mil 600 alumnos, distribuidos en mil 59 escuelas, estarán otra vez ante la pizarra y en actividades complementarias en zonas urbanas y las montañas de Granma, lo cual reafirma que esta provincia, como Cuba, constituye una gran escuela.

   Recuerdo algunos de mis primeros días en diversos cursos, los saludos con compañeros de aula, los abrazos, los recuentos de lo realizado en julio y agosto, y las miradas especiales a aquella joven que provocaba suspiros y constituía un anhelo.

   Esta es una jornada de reencuentros, sonrisas, continuidad en el camino de los sueños y tal vez un poco de nostalgia, porque resulta normal extrañar los baños en piscinas y ríos, dormir hasta tarde en la mañana y visitar familiares en otros municipios y provincias.

   Pienso en aquellos años, antes de 1959, conocidos a través de libros e historias de nuestros abuelos, cuando el 57 por ciento de la población de Cuba era analfabeto y alrededor de 800 mil niños en edad escolar no iban a centros docentes.

   En un solo año, de 1960 a 1961, la Revolución creó 15 mil aulas nuevas en zonas rurales y la matrícula en centros educacionales elementales aumentó hasta un millón 118 mil 942 alumnos.

   La campaña de alfabetización y el quehacer de miles de personas, incluidos muchos jóvenes, convirtió a este archipiélago en el primer territorio libre de analfabetismo en América Latina, motivo de orgullo para todos nosotros y de compromiso para continuar avanzando.

   Seguramente durante este curso, los miles de estudiantes llenarán sus mochilas de conocimientos y el alma de más valores. Quizás surjan nuevos amores o amistades, todo muy importante.    

Yasel Toledo Garnache

Yasel Toledo Garnache

Es egresado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. Miembro del ejecutivo de la UPEC en Granma. Ganador de la beca nacional de creación Caballo de coral, por el proyecto de libro de cuentos La Remodelación, y de otros concursos literarios. Corresponsal-Jefe de la Agencia Cubana de Noticias en Granma. Colaborador de las revistas Ventana Sur y Alma Máter, el suplemento La Campana y de sitios digitales como la AHS.cu, y CNC TV. Autor del blog Mira Joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nineteen + 7 =