Restablecen servicio de hemodiálisis en Bayamo tras rotura en planta de tratamiento de agua

El filtro de carbón es uno de los elementos fundamentales de la planta de tratamiento de agua en  los servicios de nefrología.  A través de él se elimina la carga bacteriológica  y  el cloro añadido  al vital líquido en las potabilizadoras de acueducto,  dejándolo en  condiciones óptimas para ser utilizado en el tratamiento dialítico. 

Si no se cumple con este paso el agua no se puede emplear en el proceso de hemodiálisis tan necesario para pacientes nefróticos cuyos riñones (filtros biológicos de la sangre) dejaron de funcionar.

Filtrar el agua es imprescindible en el servicio nefrológico, además, para eliminar malos olores y evitar que se dañen las membranas de osmosis inversas en los riñones artificiales.

Teniendo en cuenta lo anterior, fue un gran perjuicio al hospital Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo, la rotura que sufrió el filtro de la planta de tratamiento de agua en el servicio de nefrología.   Este aditamento  se partió por la presión a la que está sometida en la cotidianidad, siendo este un daño irreparable.

En la institución, donde  91 pacientes de la región del Cauto reciben hemodiálisis, por  algunas horas esta  rotura paralizó el funcionamiento de los quince riñones artificiales del servicio.  Pero acá se dio respuesta inmediata con el traslado de los nefróticos al policlínico David Moreno de Santa Rita, en tanto se procedía a la búsqueda de un similar en otra provincia.

Según comentó el licenciado Vladimir Ramírez, director de electro medicina en Granma, existía la pieza en el  municipio camagüeyano de Nuevitas.

“Ir hasta allá nos llevó seis horas, pero en cuanto regresamos nos pusimos en función de reponer el filtro dañado y a las dieciséis horas de la rotura ya todo estaba solucionado.”

Hoy, en el hospital bayamés,  se encuentra en completo funcionamiento la sala de hemodiálisis.  Este servicio que surgió en 2004, cuenta con un colectivo  de 50 enfermeras y  19 médicos, de los cales nueve son residentes y el resto especialistas de primer  segundo grado en nefrología.  También cuentan   ingenieros y técnicos que, unidos a ese personal asistencial,  nunca cejan en el empeño de dar lo mejor al paciente.

Hoy en Granma el programa de atención al paciente nefrótico cuenta además con una sala de hemodiálisis en el municipio Manzanillo y otra en Jiguaní, con 12 y 10 riñones artificiales respectivamente.  A ellos se acoplan  los pacientes que en la provincia precisan de este tipo de tratamiento que sustituye la función del riñón en el organismo.

 

 

Katiuska León Borrero

Katiuska León Borrero

Periodista y conductora de programas informativos y variados en CNC TV. Licenciada en Comunicación Social por Universidad de Oriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartidos