Bienvenida tradición musical a orillas del Cauto

Comparte
Foto: Cortesía de la autora

En el barrio de Ovejuela en Cauto Embarcadero, comunidad mitad endulzada por el olor de la caña de azúcar y humedecida por los extensos sembrados de arroz, hay una tradición musical que data de algunas décadas y pugna por salir airosa en la disputa frente a géneros foráneos de letras vacías.

Rolky Reyes Morales, promotor cultural e instructor de arte en la especialidad de música, sigue y estimula la actuación de una agrupación infantil que junto a otra de su misma estirpe hace frente al mal gusto y la banalidad sonora que abunda por estos tiempos.

Los Riveritos es el órgano infantil de Río Cauto que con más de un lustro de fundado tiene una historia más profunda en los canales arroceros y largos días al sol de su fundador, el obrero agrícola José Pérez Rivero, padre también del órgano La Rumba y al que le corren por las venas la humildad, el tesón para empujar empresas y la música.

Cuenta José Pérez a quién todos llaman con cariño Cheché, que con esfuerzo se funda el órgano de adultos y logra por fin llegar a evaluarse como profesional sin escuelas de música ni maestros que no fueran los tropiezos en los ensayos e improvisados escenarios de cada comunidad rural de Rio Cauto.

Los Riveritos surgen entonces como una necesidad de preservar el futuro, y sobretodo, me mira a los ojos para soltar su venidera frase: espantar del gusto de los jóvenes esas músicas que no son cubanas y que tan chabacanas suenan. No menciono nombres pero el lector sabrá o imaginará a qué se refiere Cheché.

Con suficiente paciencia su abuelo Cheché lo enseñó a tocar las tumbadoras que ve ir y venir a fiestas casi desde que nació. Me dice parco Odisbel Cámbar Alcolea de 15 años e intérprete fundador de Los Riveritos.

Alejandro Vega La O de 13 años y Javier López Barrero de 15 años confiesan también que aprendieron de las manos de Cheché los secretos del cencerro y de la percusión, aunque no sonríen mucho, se divierten viendo la alegría de la gente. Es que no son muy habladores, me dice su mentor.

Y no hay que hablar mucho para ver la satisfacción que les produce, horas y horas de pie frente al público sin claudicar, subiendo el ritmo cada vez, en las más de 30 piezas que tienen en el repertorio entre las que se encuentran la Guantanamera de Joseito Fernández y muchísimas piezas auténticamente cubanas.

Esa es la música que le gusta al campesino, me dice Maikel González de solo 12 años quien comenzó a los nueve años a tocar el guayo en el órgano Los Riveritos y aquí estará hasta que pueda entrar a la Escuela Profesional de Arte como aspiran casi todos en el conjunto. A mi me gustan otros ritmos, pero prefiero tocar el órgano, concluye seguro.

Algunos familiares se acercan, ellas forman parte del público, pero algunas la timidez no las deja responder las preguntas e identificarse, no obstante la fidelidad con que observan el ensayo, el contoneo de los cuerpos y la sonrisa una que otra vez disimulada me dicen que Los Riveritos son populares por estos contornos.

Lo asegura Rolkys, el promotor cultural que en su móvil multipropósito los lleva a donde quiera. En Río Cauto los caminos están malos y las comunidades están dispersas, por tanto no siempre hay transporte para trasladar a los artistas y él lo hace en su tráiler tirado por tractores de cooperativas agropecuarias.

Confiesa que cuando la gente ve llegar el móvil lo primero que pregunta es si el órgano de los muchachos viene encima y él responde afirmativamente para tranquilidad y beneplácito de todos que enseguida se disponen a disfrutar de varias horas de buen arte, hecho desde lo más hondo de Cuba, a orillas del río más largo y la llanura más fértil de la isla.

Una música que alienta y alivia, que se convierte en patrimonio inmaterial de la cultura cubana.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *