Ángela Valdés en los 40 años de La Demajagua: La prensa escrita se lleva en el alma

Comparte

Ángela Valdés García es periodista, fundadora del órgano oficial del Partido Comunista de Cuba en Granma, el periódico La Demajagua , donde laboró toda su vida. Ahora se encuentra jubilada pero sigue asumiendo importantes tareas concernientes al gremio. A propósito del 40 aniversario de la fundación de ese medio de comunicación publicamos la siguiente entrevista.

Ángela Valdés García, al centro, cuando recibió en 2013 el premio provincial a la Obra de la Vida.

Por los pasillos y oficinas aún se siente su impronta, ya no está porque llegó la edad de jubilarse pero mantiene comunicación con los que laboran en esa vorágine diaria a la que se añaden nuevos escenarios, y en la que ella asume nuevas tareas. No quiere ni puede mantenerse ajena.

Es Ángela Valdés García, mujer decidida y de fortaleza invariable, fundadora de La Demajagua el 10 de octubre de 1977, reportera de momentos históricos, de cambios sustanciales en la sociedad y el desarrollo socioeconómico de Granma, testigo de las visitas del Comandante en Jefe a la provincia.

Cronista del tiempo que le tocó atestiguar, fina evaluadora de los sucesos que le rondaron. Asume hoy la presidencia de la Delegación de jubilados y colaboradores de Granma en la Unión de Periodistas de Cuba y celebra los 40 años de La Demajagua donde se desempeñó durante toda su vida laboral.

Periodista: Jubilada pero no retirada.

Ángela Valdés García (AVG): Ese concepto yo no lo tengo muy interiorizado, a mi me parece que marqué una etapa, llegué a un punto y comencé otra etapa. Llego a otro punto de otra  etapa  en la que las cosas de la prensa están siempre dentro, no he podido deshacerme  de ese tipo de arraigo,  fue lo  que hice toda la vida y voy a seguir haciendo hasta que tenga mi mente sana. Muchas cosas se hicieron pero ya no se hacen igual, pero la esencia va a ser siempre la misma, esa es mi vida.

P : Hay un principio dialéctico donde una generación niega a la otra, siempre los que vamos adelante decimos que los que vienen atrás tienen más  vicios, están menos preparados. ¿Cuál es la visión como aguda profesional de la prensa plana, como ve la formación de las nuevas generaciones de periodistas?

AVG: Coincido  en que siempre pensamos eso que los que vamos adelante somos mejores, pero he tenido el privilegio de tener por la UPEC toda  la formación profesional de  los estudiantes de periodismo y comunicación social en los últimos años. Sin lugar a dudas ha habido un cambio pero para bien. Los muchachos son mucho más agudos, más preparados técnica y científicamente y no están preparados con rudimentos, sino con herramientas básicas que nosotros no tuvimos y nos llevan esa   ventaja. No somos iguales, no quiere decir que el que llega es peor,  personalmente, lo que hay es que prepararlo para defender una causa que es compleja desde todos los puntos de vista, quizá eso lo hemos ido subvalorado o valorando demasiado, sin embargo los muchachos enseguida  se arman y cuando te lo encuentras en una redacción te los encuentras hechos con más o menos vicios pero hechos, con todas las de la ley. Hay muchos buenos ejemplos, pienso que  pueden hacer bien su trabajo.

P : El bloqueo, las dificultades económicas del país golpean la prensa plana, ¿cuanto necesitamos los cubanos todavía  ese tipo de prensa, en estos tiempos de tecnologías de comunicaciones tan rápidas con esas ventajas tecnológicas del correo electrónico y la wifi?

AVG: Todavía tengo nostalgia de mi periódico diario, del olor a tinta y del ruido del taller, esas son cosas que uno las llevas no se deshace de eso, nada lo sustituye. Esa prensa de todos los días nada lo  sustituye. En la wifi tu puedes buscar lo que tu quieras, pero tenerlo en la mano, eso es vital, tenerlo en la mano para informarte, para estar al día, para reflexionar. La prensa escrita es el alma los medios, lo que tu escuchas o ves, necesitas repetirlo para recibir bien toda la información, sin embargo, el  periódico está ahí, lo vuelves a leer. El periodo especial nos puso en situación de tristeza cuando vimos que no saldría todos los días, primero tres veces, después como tabloide, luego una vez por semana, eso costó y está constando en información y educación para llegar a las personas. Las tiradas son incomparables. Teníamos un periódico para los pobladores de la montaña, del Plan Turquino especialmente para ellos, hacíamos el suplemento Vértice, de la cultura,  el concurso Vértice. Ahora no se hacen igual, con la misma frecuencia y cantidad de ejemplares, no llegamos a la misma cantidad de personas

P: La Demajagua desde su fundación ha acompañado al pueblo de Granma  en los momento más importantes, hay un arsenal de información y de hechos que reflejan el sentir y hacer del pueblo plasmadas en esas páginas.

AVG: Esa es mi vida, tengo un sentido de pertenencia con  ese periódico, yo puedo oír una opinión y una discusión  pero cuando dicen: el periódico, algo de la Demajagua me viro a defenderlo, fue toda mi vida, lo vi nacer, transformarse,  lo sigo semana a semana, lo leo todo aunque lo tenga digital, el sábado hago un alto en mi vida para detenerme a leer la versión de papel. Voy valorando y digo  me parece que esa foto pudo quedar así o de otra manera, esta información pudo  abundar aquí, y así voy construyéndolo desde mi experiencia. Lo disfruto, lo siento mio.

P:  Ahora estas asumiendo  tareas de la Upec, al frente de la delegación de jubilados y colaboradores ¿qué retos te planteas?

AVG: El reto es mantener mi grupo de trabajo de jubilados y colaboradores a la vanguardia, porque me gusta hacer las cosas bien y luchar para que la gente que está conmigo haga lo que yo hago. Que yo mañana me pueda ir de aquí y que cualquiera pueda seguir en la tarea y sean capaz de seguir batallando, porque esta batalla ideológica hay que ganarla cada día integrándolos a estas convocatorias. Hay que mantener estos espacios como Tengo una historia que contar, donde investigamos y hablamos de los que hicieron en la prensa y ya no están, es muy triste olvidar a nuestros compañeros maravillosos como David Chacón, Avello, Dania Casalí, Motica, un grupo de compañeros que ya no están pero tenemos que decirles a los que vienen mañana lo que hicieron ellos, para que sepan, para que tengan referentes, para que sean sus ejemplos de entrega, de sacrificio, para que puedan llevar la prensa en el alma.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *