Turismo cubano frente a trabas estadounidenses

Foto referencial.

La Habana, 14 oct (PL) Pese a un alza en el turismo cubano como industria, hoy esta esfera enfrenta las presiones de los Estados Unidos y de decisiones unilaterales de esa parte que serán denunciadas en las Naciones Unidas.

Este sector constituye punto de atención de economistas, que lo consideran como la locomotora del desarrollo insular y parte de las intenciones de paz de La Habana.

Sin embargo, barreras económicas y comerciales desde Washington desde hace más de 50 años, ralentizan las aspiraciones de los cubanos en este sentido, comentan los entendidos.

Precisamente, el informe de Cuba a la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre las barreras económicas y comerciales de Estados Unidos contra esta isla reseña en uno de sus acápites las afectaciones al turismo.

Dicho documento será mostrado al mundo en noviembre próximo, precisamente en el momento que comienza la temporada alta en la isla para la industria recreativa (noviembre-abril).

La resolución 71/5 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulada Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba será presentada ante esa instancia, y tiene la atención mundial.

Se trata de un reporte que tiene el propósito de mostrar de forma sintética las afectaciones de la aplicación de esa política de abril de 2016 a junio de 2017.

Dicho documento sentencia al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra Cuba, como el mayor obstáculo para la implementación del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social del país.

Los daños acumulados por ese motivo durante casi seis décadas de aplicación alcanzan la cifra (general todos los sectores) de 822 mil 280 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

La industria del turismo en Cuba reportó cuantiosos daños como resultado de la aplicación de dichas restricciones, reseña la fuente. En el período evaluado, las afectaciones provocadas por esta política ascendieron a mil 701 millones 960 mil dólares.

Estimaciones basadas en la Organización Caribeña del Turismo (CTO por sus siglas en inglés), indican que la región registró un crecimiento de 4,2 por ciento en el número de visitantes en comparación con 2015, siendo los estadounidenses casi el 50 por ciento de esta cifra.

Esto equivale a 14,6 millones de esos viajeros que decidieron pasar sus vacaciones en esta región, con un gasto promedio de mil dólares.

Existen estudios que demuestran que como promedio, 1,5 millones de estadounidenses, que escogen al Caribe como destino turístico, pudieran viajar a Cuba de no existir las regulaciones mencionadas.

Como consecuencia, la industria turística cubana dejó de ingresar unos mil 500 millones de dólares, si se toman en cuenta el número potencial de turistas estadounidenses y el gasto promedio por estancia antes mencionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *