Sentir la música desde las sensaciones más profundas

Comparte
Foto: Ariadna Morales.

El grupo Son del Cauto está integrado por personas con sordoceguera residentes en el territorio granmense de Río Cauto.

Independientemente del vínculo emocional y de compartir inquietudes estéticas hacia la música, ellos tienen lazos sanguíneos comunes y además padecen el Síndrome de Nosri, enfermedad localizada en esa zona, aun así, desarrollan su talento, y cultivan la música tradicional cubana.

Arturo Torres Ramírez, instructor de arte  de la Casa de la Cultura Nicolás Guillen del municipio de Río Cauto, refiere que el grupo inicia con el nombre de Son del Cauto el 12 de abril del año 2012 y que con anterioridad los integrantes se reunían y se presentaban de manera informal.

El primer coordinador que tuvo el conjunto fue José Ramón Torres Rodríguez, quien labora en la Dirección Provincial de Casas de Cultura, y es el padre de Torres Ramírez.

Este instructor ha trabajado con el grupo, ha cosechado satisfactorios logros  y asegura que lo que más le motivó fue poder lograr algo de gran alcance con estos individuos que tienen una discapacidad única y que las personas con prejuicios al respecto entendían que no se podría conseguir.

Asegura Arturo Torres Ramírez que trabajar con personas sordociegas constituye un constante reto de modo que en algunos ensayos todo fluye fácilmente y en otros se dificultan las acciones , no obstante, se siente orgulloso de poder enseñar conocimientos básicos y así mantener viva la música tradicional cubana de una forma diferente.

Otro de los resultados es que los integrantes de Son del Cauto evolucionan en cuanto a su carácter y dan grandes pasos en su rehabilitación personal, a partir de la integración que genera trabajar en el grupo, y aprenden, con el esfuerzo contante de su profesor, cómo y de qué forma poner notas en la guitarra, cómo afinar el instrumento, cómo tocar la maraca, la clave, el güiro…

Refiere el profesor Arturo que son tantas las emociones que despiertan que el público pide las canciones incluidas en el repertorio, entre las que se cuentan Tócalo con Limón, El traguito y La Molienda.

Son del Cauto se presenta en una peña fija que mantienen los segundos viernes de cada mes en su comunidad, en las programaciones de la casa de la cultura de Río Cauto y en las de la Asociación Nacional del Ciego en Granma.

Esta es una muestra de lo que se logra con las personas con diversidad funcional cuando se trabaja para incluir socialmente, para rehabilitar y encauzar el talento de estos individuos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *