Seguridad e inclusión social, el verdadero reto ante el envejecimiento poblacional en Granma

Foto ilustrativa.

Recientemente comentaba con una amiga, que en mi cuadra más de cinco personas han fallecido en los últimos dos meses, y es alarmante, pero lo más curioso es que todos superaban los 60 años y las muertes estaban relacionadas con enfermedades asociadas a la edad avanzada.

El envejecimiento de la población cubana es consecuencia directa de cambios socioeconómicos que permiten una mayor supervivencia generacional. 

Y estos cambios pasan desde cambios en la alimentación, progresos higiénicos y sanitarios, mejores atenciones y cuidados, que en definitiva se revierten en un aumento general de la calidad de vida.

Hasta otros comportamientos como el bajo nivel de paridad de las cubanas que acarrea los  mínimos índices de natalidad que se exhiben en las últimas décadas, y también incide en que crezca el número de veteranos, la emigración de los jóvenes profesional y laboralmente activos.

La longevidad creciente de los cubanos pone en tensión los sistemas de salud y seguridad social, amenaza el monto de la población económicamente activa y obliga a evaluar con seriedad la cobertura y calidad de las instalaciones que existen para la atención a las personas de la tercera edad.

Diferentes sectores y especialistas perfilan desde ya  la labor de atención a este grupo poblacional en instituciones de salud, Casas de abuelos y Hogares de ancianos.

Sociólogos cubanos consideran que este fenómeno es un verdadero reto a la dinámica demográfica en la isla en las proyecciones de población hasta el 2030 y prevalece la inquietud…¿a quienes corresponderá producir bienes y servicios a la economía en tiempos futuros, en que la mayoría de los pobladores del país sobrepasarán los 60 años?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *