Matanzas retó al gran caballo y este no relinchó (+video)

Comparte
Alfredo Despaigne, mayor slugger cubano, consume su primer turno en el primer play off contra la selección de Matanzas, en la LVII Serie Nacional de Béisbol, en el estadio Victoria de Girón, en Matanzas, el 4 de enero de 2018. ACN FOTO/John VILA ACOSTA/sdl

Víctor Figueroa es un mentor debutante en series cubanas de béisbol, pero el actual timonel de Matanzas lleva años como un excelente preparador de equipos, tanto en Villa Clara como en la provincia yumurina. Esa experiencia previa le valió para aprobar el examen en el primer duelo del play off de su equipo contra Granma.

Él, sin grandes aspavientos, usó estrategias contrarias a su predecesor, Víctor Mesa.  Estas, en honor a la verdad, dieron resultados. La primera: dar toda la confianza del mundo a su as de pitcheo, Yoani Yera, y el estelar zurdo no lo hizo quedar mal pues guió a su elenco a una convincente victoria ante los campeones nacionales 7-1, en un partido en el que propinó 10 ponches en seis entradas de labor.

 Y  la segunda, que algunos han pasado por alto: lanzarle sin complejos al toletero Alfredo Despaigne, el mejor pelotero cubano del momento.

En el mismo primer episodio el llamado Caballo de los Caballos,  como dijera el narrador Rodolfo García, encontró un hombre en tercera con dos outs y mientras muchos en el estadio clamaban por el boleto –táctica de Mesa el año anterior- Figueroa le dijo a su monticulista: “dale”; en otras palabras, que retara al jonronero. Yera, al final, le recetó un gran ponche.

Luego, en el cuarto capítulo, cuando ya los de la Atenas de Cuba dominaban el pizarrón 1-0,  Despaigne fue al cajón de bateo con Áviles en primera y el zurdo matancero le propinó otra taza amarga.

Fue en la sexta entrada en que Yera llevó para primera a Despaigne, pero ya a esas alturas asomaba cansancio; de modo que, en resumen, le ganaron el pulso al cuarto bate de la selección nacional, quien terminó el juego sin imparables porque Yonder Martínez también lo dominaría después en batazo al center field.

Sin dudas, Víctor Figueroa sabe que el 54 de Granma y de Cuba no está ajustado –no puede estarlo- al bate y, al parecer, aprovechará eso para retar una y otra vez al gran jugador.

No olvidemos que Despaigne en la post temporada pasada recibió 20 bases por bolas en 11 partidos –de esos siete con Matanzas-, una cifra que favoreció el accionar de los Alazanes, pues siempre se ha dicho con razón que “un boleto es un hit”. Yo agregaría que es más que un indiscutible porque este puede conectarse en el primer lanzamiento mientras que una base siempre sobrevendrá con cuatro envíos como mínimo, hecho que gasta al pitcher rival.

Claro, tendremos que ver si ese reto al Gran Caballo funciona en el resto de la serie de play off. Si Despaigne, que ahora le está tirando atrasado a la pelota, acierta una bola de seguro haría temblar a los monticulistas contrarios y podrían venir, aunque Figueroa oriente otra estrategia, los consabidos boletos.

Los granmenses necesitan tempranamente –por ejemplo hoy a partir de las 5:00 de la tarde- un relincho, un relincho del Alazán Mayor para que el favorito de Matanzas no se lleve el gato al agua, en este caso, el caballo al agua.

Osviel Castro

Licenciado en Periodismo, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba (1995). Corresponsal del periódico Juventud Rebelde en Granma. Colaborador en temas de deportivos de la CNC TV Granma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *