Granma vs Las Tunas, ¿una serie de bates calientes?

Comparte
Integrantes del equipo de béisbol de Granma, actual Campeón Nacional, durante el entrenamiento para la final de la 57 Serie Nacional de Béisbol, en el estadio Julio Antonio Mella, en la ciudad de Las Tunas, el 19 de enero de 2018. ACN FOTO/Yaciel PEÑA DE LA PEÑA/sdl

Mucho se ha especulado sobre la serie que comienza hoy entre Granma y Las Tunas por el título de la pelota cubana. Varios pronostican duelos de batazos por las temibles tandas de ambos equipos.

Pero nunca debemos olvidar la máxima del béisbol que sentencia: “Cuando hay pitcheo no hay bateo”. Los dos elencos no usaran tiradores de segunda línea en esta porfía porque saben que en cada partido le va la vida; por eso tal vez no surjan tantos “hachazos” y “patadas” como la gente pronostica.

Si miramos los números nos daremos cuenta que ambas selecciones se masacraron mutuamente en los 12 partidos de esta serie. Los granmenses anotaron 80 carreras y los tuneros 65; además los primeros promediaron 325 al bate y los segundos 310.

Cuatro Alazanes fueron verdugos para los monticulistas del Balcón del Oriente, Carlos Benítez, Geidy Soler, Roel Santos y Guillermo Áviles, quien se dio el lujo de pegarles cinco cuadrangulares. Todos tuvieron averages superiores a 320 y OBP galácticos.

Por su parte, tres hombres de hacha descosieron la pelota ante sus rivales porque también batearon más de 320: Rafael Viñales, Danel Castro y Yunior Paumier. El inicialista tunero le botó dos veces la bola a Lázaro Blanco, la carta de Carlos Martí para el juego de este sábado; en tanto, Danel fue capaz de impulsar ¡15!

Son guarismos de espanto con los que cualquier lanzador se llenaría de terror; pero recordemos que el conjunto de Pablo Civil sumó tres serpentineros de calidad para esta fase decisiva: Bladimir Baños, Yousimar Cousín y José Ángel García, líder histórico en juegos salvados en la historia de nuestros clásicos.

En ese aspecto Las Tunas parece aventajar a sus vecinos, quienes solo incorporaron a su staff al joven pinareño Raidel Martínez, de grandes condiciones, pero todavía por escribir historia en una gran final.

Claro, tampoco obviemos que Granma llamó a sus filas a dos cerrojos del cuadro, Yordan Manduley y Raúl González, y ambos deben ayudar mucho a un cuerpo de pitcheo con menos figuras.

En ambos estadios, por sus características de no ser totalmente circulares y por las corrientes de viento, suelen batearse muchos cuadrangulares, algo que siempre disfruta el público, aunque estoy seguro que los aficionados prefieren duelos de pitcheo.

A partir de hoy sabremos; después comentaremos.

Osviel Castro

Licenciado en Periodismo, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba (1995). Corresponsal del periódico Juventud Rebelde en Granma. Colaborador en temas de deportivos de la CNC TV Granma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

two × four =