El mes de Martí

Comparte

Enero de 1869, El Siboney, un periódico manuscrito circula clandestino entre los estudiantes de segunda enseñanza de La Habana, en una de las escasas ediciones aparece un soneto nombrado ¡10 de octubre!, dejando al descubierto algo más que la admiración de su autor por los patriotas iniciadores de la guerra por la independencia.

José Julián Martí Pérez es el neófito poeta que cumpliría 16 años ese 28 de enero, había nacido en con la bendición de las aguas de la bahía de La Habana, en la calle de Paula. Y erá enero un mes muy especial en la vida del jovencito que lo llevará, entre otros azares de la vida, hacia el mundo de las letras.

Numerosos autores no precisan la fecha del nacimiento del poema, me atrevo a asegurar que el soneto fue escrito entre noviembre y diciembre, cuando la guerra, iniciada por Carlos Manuel de Céspedes el diez de octubre de 1868 en Demajagua, involucra fuerzas desde Oriente hasta la región central de la isla.

Es ¡10 de octubre! muestra del precoz talento del del autor para hilvanar versos, inspirado además por el poeta y patriota Rafael María de Mendive, director del colegio San Pablo para varones donde estudia José Julián y su mentor y amigo, entre quienes ha surgido un cariño paternal. Y de quién tomará los primeros aprendizajes de Patria, Libertad, antiesclavismo e independentismo.

El 19 de enero de 1869 es momento oportuno para Martí desencadenar todo el volcán creativo en los periódicos escolares. ¨El diablo cojuelo¨, editado por su amigo incondicional Fermín Valdés Domínguez, esta vez impreso en la imprenta El Iris de la calle Obispo, servirá para plasmar en prosa, amalgamado entre la sátira y fino humor crítico, el señalamiento al régimen colonial español.

Irónico y profundo, ¨El diablo cojuelo¨ enseña al que será un periodista agudo, cronista de cuanto vive y siente. Un único número del periódico alumbrado el 19 de enero de 1869 bastará para propulsar la creatividad.

Algunos días después, el 23 del propio mes y año,¨La patria libre¨ otro periódico estudiantil llevará en sus breves páginas el drama en versos ¨Abdala¨, donde describe el conflicto de un guerrero nubio, entre el amor a la madre y la patria, y concluye venciendo la que será a la postre la mayor inspiradora de esfuerzos personales y sacrificios sublimes, adelanto de lo que será la vida de Martí.

Es enero un mes convulso y marcante en la vida de Pepe, desde su nacimiento. Al cumplir sus 16 años recibe la dolorosa noticia del encarcelamiento de su mecenas Mendive, apresado por acusación de estar involucrado con los sucesos del Teatro Villanueva acaecidos entre el 21 y 22 del propio mes, donde los teatristas y el público dan vítores a Cuba y a Céspedes y los voluntarios españoles cercan con mil efectivos armados el inmueble propiciando el pánico.

Por esa fecha, Martí se verá involucrado en un suceso que marcará su vida de manera definitoria dando un giro de 180 grados. Descubierta en casa de su amigo Fermín entre la papelería una carta de ambos increpando a un condiscípulo falto de valor, será acusado de infidencia y sometido a cárcel desde octubre de 1869 periodo donde el trabajo forzado llagará sus pies pero no su espíritu, que se elevará.

Llega otra vez enero, y el día 15, unos días antes de cumplir 18 años en 1871, José Martí será deportado a España. A bordo del vapor Guipúzcoa mostrará osadía y valor, desde la tarde del segundo día comenta en sobremesa el trabajo forzado, insistiendo en el maltrato a que eran sometidos por un oficial español, hombre hacia el que los viajeros expresaron desprecio.

Y el oficial no era otro que el coronel Mariano Gil Palacios, comandante del presidio durante los meses que Martí permaneció preso y viajante de incógnito, al que el joven descubre para su improvisado público, encolerizando al militar español que se tragó su impotencia al no poder castigar la osadía del joven.

Al llegar a Madrid, Martí publicará de inmediato el folleto ¨El presidio político en Cuba¨, donde describe los horrores vividos en varios meses de trabajo forzado en las canteras de San Lázaro y acusará en su propia madriguera al dominio colonial español, injusto y sediento, a la isla.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *