Cómo recordamos los cubanos a Perucho Figueredo

Comparte
Perucho Figueredo
Perucho Figueredo

El compositor del Himno Nacional, La Bayamesa, dejó un legado histórico para todos los cubanos. Nacido en Bayamo el 18 de febrero de 1818, Perucho Figueredo tuvo desde pequeño, inclinaciones por la música, pero su otro gran amor fue la independencia de Cuba, por lo que su casa devino centro principal de las conspiraciones separatistas en su ciudad natal.

Fue Perucho Figueredo una de las principales figuras en la historia de las luchas por la independencia de Cuba. Proveniente de una familia ilustre y acaudalada desdeñó comodidades, lujos y fortuna para sumarse a la lucha por la libertad de la Isla.

Conocido por la difundida imagen sobre su corcel aparecida en libros de texto y paneles de museos, Perucho trascendió además, por la impronta de aquel gesto, cuando, al producirse la entrada victoriosa de los cubanos a Bayamo, el 20 de octubre de 1868, Figueredo, sentado sobre la montura de su caballo, escribió la letra de La Bayamesa, cuya melodía ya había sido compuesta por él en 1867 y arreglada para orquesta por el músico Manuel Muñoz Cedeño.

A partir de entonces sus notas presidieron todos los actos del movimiento independentista y han llegado hasta hoy, como la expresión del carácter patriótico de nuestro pueblo.

En la Plaza del Himno de Bayamo está ubicada la que fuera la casa donde nació el ilustre bayamés, y desde donde se fraguaron importantes conspiraciones por la libertad de Cuba.  Perucho, Mayor General del Ejército Libertador, dejó su huella aquí en la Plaza del Himno, y en toda una ciudad que lo recuerda después de 200 años de haber nacido.

Lizet Márquez Gómez

Máster en Ciencias de la Comunicación. Licenciada en Periodismo (1994), Universidad de Oriente, Cuba. Trabaja como corresponsal en la provincia de Granma del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *