Famosas compañías de danza en Cuba se nutren con bailarines de provincia

Comparte
Julio León_Foto Yuris Nórido_Estudio 50
Julio León_Foto Yuris Nórido_Estudio 50

En Cuba las compañías danzarias de primer nivel con mayor visibilidad en el mundo residen en la capital del país. Estas nutren su plantilla con gran cantidad de alumnos egresados de las escuelas de arte ubicadas en provincia.

Este es el caso de Julio José León Torres, actual bailarín de la compañía Acosta Danza, quien anteriormente integrara parte de Danza Contemporánea de Cuba y tuviera su formación en la Escuela Vocacional de Arte Manuel Muñoz Cedeño de Bayamo.

Julio es natural de Niquero, municipio de la provincia Granma. Allí inició su vocación y ahora nos cuenta cómo llegó hasta Acosta Danza. 

-“En Niquero inicié mi formación como gimnasta, luego seguí cursando estudios en Bayamo y a mediados del 6to grado estaban haciendo las pruebas para danza. Mi profesor en aquel entonces decía que yo ahí tenía futuro. En ese momento moría por la gimnástica y además en mi concepción de vida tenía muchos tabúes, ignorancia, con respecto al género.

Yo pensaba que la danza era de homosexuales, que se iban a burlar de mí mis amigos y yo no quería eso. Mi profesor me explicó que no era así, que ser bailarín era también una profesión igual que otras y que yo poseía cualidades físicas para serlo. Además me incitó a intentarlo, y si no me gustaba pues podía volver a practicar la gimnasia.

Entonces con esa confianza entré a la escuela de arte, no sin antes batallar mucho con mi cabeza, mi familia tampoco estaba muy de acuerdo y lo que me ayudó a decidirme fue la transmisión de la serie Un paso Adelante, poder realizar esas coreografías me emocionó y acepté.

Inicié y me quedé cursando el nivel elemental en la escuela vocacional de arte Manuel Muñoz Cedeño de Bayamo. Todos los profesores me ayudaban mucho y al ser un niño que vivía lejos las profesoras eran como mi madre.

Allí me ayudaron a crear con mi mente y mi cuerpo, aprobé el pase de nivel y paso a estudiar en Guantánamo con Alfredo Velázquez, director de la compañía Danza Libre. Allí la experiencia fue muy beneficiosa porque los maestros que nos impartían las clases trabajaban en las compañías de ese territorio. Allí obtuve mis primeros galardones y luego viajé a concursar a Camagüey, donde Miguel Iglesias, director de Danza Contemporánea de Cuba era parte del jurado y luego de la realización del certamen me invitó a unirme a la compañía que él dirige.

Acosta Danza_Fauno_Cor. Sidi Larbi Cherkaoui_Foto Polina Koroleva (1)
Acosta Danza_Fauno_Cor. Sidi Larbi Cherkaoui_Foto Polina Koroleva (1)

Luego de cuatro años en Danza Contemporánea de Cuba donde me forjé y crecí como bailarín opto por ser parte de Acosta Danza, compañía que igual es una escuela para mí y estoy aprendiendo del ballet y de Carlos Acosta como director, bailarín y ser humano.

En La Habana hay muchos bailarines de oriente, entre todos nos ayudamos mucho. Trasladarnos hasta la capital del país nos da la oportunidad de trabajar con coreógrafos de diferentes nacionalidades, lo cual te obliga a crecerte y poner en práctica todo lo aprendido y llevarlo a su máxima expresión”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *